Archivo agosto, 2009

EL MENSAJERO No. 239

b_239Presentamos el número 239 del boletín “El Mensajero” Año 5. No. 239. 30 de agosto de 2009. Colima, Col. Calle 27 de Septiembre, 561

Contenido:

¿Cambiar la fachada o el interior? – P. Crispín Ojeda Márquez
Las mujeres – Carlos Orozco Galeana
El amor todo lo soporta – Abel Ortiz Contreras
Generación web – P. Gerardo López Herrera
Vida Parroquial

2 Comentarios

¿Cambiar la fachada o el interior?

fachadaNos ha tocado vivir en un tiempo y en una sociedad que valora demasiado lo exterior y la apariencia. Lo importante es la fachada, el look, la imagen que oculta y disimula la realidad. El éxito en el mundo del comercio, se dice, depende en gran parte de la imagen del vendedor y de la «apariencia» de la mercancía. Los seres humanos tenemos una enorme capacidad para la simulación, para fingir y ocultarnos detrás de múltiples apariencias. Palabras, gestos, movimientos corporales, ropa y demás elementos de la susodicha imagen revelan a la persona humana, pero también la ocultan. Para fingir menos edad de la que se tiene, se echa mano de tintes para las canas y de cosméticos que disimulan las arrugas. Somos capaces de sonreír a una persona y echarle la viga por dentro. La persona humana es contradictoria: a lo largo de su vida es capaz de cultivar la sinceridad, pero también el disimulo o fingimiento incluso hasta el grado de mantener una doble vida.

Este año, los noticieros conmocionaron a la humanidad con la noticia de la detención, juicio y condena de Josef Fritzl, ingeniero austriaco de 73 años que mantuvo encerrada en el sótano, durante 24 años, a su propia hija Elisabeth y a tres de los siete hijos que tuvo con ella. El Chacal y Monstruo de Austria, como le rebautizaron enseguida, dijo a su esposa Rosemarie y al resto de su familia que Elisabeth desapareció a los 18 años para unirse a una secta en un lugar desconocido, donde habría tenido varios hijos, algunos de los cuales dejó delante de la puerta de sus padres. Leer el resto de la entrada »

, , , , ,

No hay Comentarios

Las mujeres

mujerAunque no con la profundidad o extensión que merece el tema, los medios de comunicación exponen ocasionalmente las diversas situaciones que afectan a las mujeres y las formas como se abren paso junto con los hombres a lo largo de la vida. Se insiste, por ejemplo, que millones de ellas son víctimas en el mundo de la explotación laboral, de discriminación y de todo tipo de violencia al interior y fuera de sus familias, y de agresiones que terminan en homicidios.
En otras partes, las mujeres se han abierto paso con grandes dificultades y cada vez es más grande el número de las que se desempeñan exitosamente en los ámbitos políticos, en el deporte, la academia, las ciencias, las artes y el mercado laboral. Y hasta pilotean aviones y viajan al espacio; nada es imposible para ellas. Justificadamente crece la percepción de que las mujeres son tan aptas como los hombres o incluso superiores a ellos en determinadas actividades. Leer el resto de la entrada »

, , , , , ,

No hay Comentarios

El amor todo lo soporta

familiaEn la Primera Carta a los Corintios 13,7, San Pablo nos dice que el amor perdura a pesar de todo, lo cree todo y lo SOPORTA todo.  Los griegos a través de su historia, de su literatura y de su pensamiento, nos han manejado la idea de que lo ideal es lo perfecto y esta manera de pensar nos ha hecho mucho daño, pues cuando pensamos en el ideal o en lo ideal, la idea que tenemos no corresponde a la realidad.

En la Biblia, Dios nos presenta modelos de familias realistas, porque quiere que de ahí tomemos ejemplos de familias sanas, no de familias perfectas o ideales, sino de familias comunes y corrientes, como la nuestra. De ahí, Dios  escoge familias para su Plan de Salvación. En  los primeros versículos de la Biblia, en el libro del Génesis, se nos presenta el modelo de una familia feliz, que está cerca de Dios, pero que luego tiene problemas y cae en desgracia porque comete pecado al grado de verse expulsada del Paraíso. Después, esta familia enfrenta el problema del primer crimen de violencia intrafamiliar cuando Caín mata a su hermano Abel.

En el libro de Ruth encontramos otra familia agobiada por el dolor, pues tiene que emigrar de Israel  a causa del hambre  pues en Israel no llovía. Leer el resto de la entrada »

, , , , , , ,

2 Comentarios

Vida parroquial

CATEQUESIS. Continúan las inscripciones para el Curso 2009-210 el próximo sábado 5 de septiembre del presente, de 10:00 a.m. a 11:00 a.m. Requisito indispensable para los cursos de Primera Comunión y de Confirmación es traer una copia de la boleta o acta de bautismo.

LA COMUNIDAD PARROQUIAL DE VIDA CRISTIANA «SAN MARCOS» INICIA UNA ETAPA con la lectura y meditación del libro del Apocalipsis, a partir del MARTES 8 DE SEPTIEMBRE DE 2008. Invitamos a todos los miembros de la parroquia que se interesen por conocer más este magnífico y consolador libro del Nuevo Testamento a integrarse a este grupo, participando en sus reuniones, los martes a las 8:30 p.m., en el Templo antiguo.

OBRAS MATERIALES. Las necesidades apremiantes han ido aumentado la lista de obras urgentes. Tres proyectos están haciendo fila: 1) NUEVAS BANCAS PARA NUESTRO TEMPLO; 2) MODIFICACIÓN DEL PISO DE LOS CORREDORES EXTERIORES DEL TEMPLO y 3) IMPERMEABILIZACIÓN DEL TEMPLO. De las bancas contamos ya con tres modelos para escoger. Con respecto a la impermeabilización tenemos también tres sugerencias para recubrimiento con una loseta especial. Con el fin de poner en marcha estas obras se está reorganizando la Comisión Parroquial de Obras Materiales. Esta Comisión, con nuevos integrantes, se reunirá el viernes 4 de septiembre, a las 9:00 p.m., en el templo antiguo, para estudiar los proyectos mencionados.

SEMANA DE LA FAMILIA. Del 21 al 25 de septiembre de 2009, en el templo antiguo y anexos, de 8:00 p.m. a 10:00 p.m. Temas: 1) ¿Sirve de algo casarse por la Iglesia? 2) La comunicación y el diálogo en el matrimonio. 3) Medios de comunicación y familia. 4) Película y cineforum sobre la desintegración familiar. 5) Celebración de la eucaristía familiar y convivencia. Esta fue la primera llamada. La invitación es para los matrimonios de todas las edades, pero de modo muy especial, para los matrimonios jóvenes.

No hay Comentarios

EL MENSAJERO No. 238

b_238Presentamos el número 238 del boletín “El Mensajero” Año 5. No. 238. 23 de agosto de 2009. Colima, Col. Calle 27 de Septiembre, 561

Contenido:

¿También ustedes quieren dejarme? – P. Crispín Ojeda Márquez
Las pasiones – Carlos Orozco Galeana
Gente globalizada – Sergio Solís V.
Un calmante para la crisis – P. Gerardo López Herrera
Vida Parroquial

No hay Comentarios

¿También ustedes quieren dejarme?

Manipular, según el Diccionario de la Lengua Española, significa operar con las manos, es decir, «manejar». Esta palabra se aplica únicamente a las cosas. Sólo se manejan los objetos, Por eso, cuando se manipula a una persona o a un grupo humano se les trata como si fueran objetos, con el fin de dominarlos. Existe la manipulación comercial, psicológica, mental, política, religiosa, científica, familiar, escolar, etc. La manipulación humana es siempre un engaño. Por lo general, el manipulador ofrece la mentira detrás de un disfraz de verdad. Manipula quien vence por medio del engaño, la seducción o fascinación. Manipula quien vence o domina sin convencer. Los comerciales de automóviles que vemos en la tele presentan el flamante último modelo al lado de una chica guapísima y sensual para convencer a los televidentes de que quien compra un carro como ese, se convierte en un exitoso conquistador. Las envolturas de galletas o panecillos amplifican el tamaño y avivan los colores del producto, y ¡qué chasco se lleva el consumidor cuando al abrir el paquete se encuentra con unas píldoras de galleta! Con razón dice el refrán que no es el león como lo pintan.
Pero, no toda información, exposición de mensajes o enseñanzas son manipulación. Un comerciante no manipula cuando anuncia la mercancía tal como esta es, sin engaños. Un político no manipula cuando, con sinceridad y claridad expone sus intereses nobles y sus proyectos para el bien común. Un periodista no manipula cuando informa objetivamente. No se puede tachar de manipuladores a los padres de familia ni a los profesores que enseñan los valores auténticos a niños y jóvenes. Hay quienes piensan que hablar a los hijos y alumnos de valores humanos, morales y religiosos, es manipularlos. No tienen razón. Se manipula con la mentira y el mal, pero no con la verdad y el bien. Los verdaderos valores se imponen por sí mismos, sin necesidad de regaños, garrotazos o engaños.
Todo gobernante tirano, no democrático, es un manipulador. Sacrifica las libertades, prometiendo a cambio progresos sociales eficaces. Los tiranos manipulan, en primer lugar, por medio del lenguaje, de las palabras. Las palabras transmiten mensajes verdaderos, pero también falsos. Hay palabras que, para engañar, embelezan, cautivan. Inocente palomita, te dejaste engañar. Por ejemplo, para justificar la legalización del aborto, los medios de comunicación lanzaron al aire mensajes como éste: «La mujer puede disponer de su cuerpo como quiera…»
Cuando la gente piensa y reflexiona, se da cuenta del engaño y  de este modo acaba con la manipulación. En el mensaje anterior, hay dos palabras atractivas y cautivadoras, pero al mismo tiempo engañosas: «su (cuerpo)» y «disponer».  Ningún ser humano es dueño de su cuerpo porque no se lo ha dado a sí mismo, sino que lo ha recibido de sus padres y, en último término, de Alguien muy superior que llamamos Dios. O de la naturaleza, como afirman los no creyentes. Si yo me hubiera dado el cuerpo, tendría poder total sobre él. Yo podría ordenar a mi cuerpo que no se enfermara, que no envejeciera ni muriera. Ya se lo he ordenado muchas veces, pero no me obedece. Total, el cuerpo es mío sólo en cierto sentido. En realidad, he recibido mi cuerpo de otro, que es el verdadero dueño. Por tanto, mi cuerpo es un regalo que he recibido de Otro, y por razón, no puedo «disponer» de él a mi antojo. Además, en el caso del aborto, la mujer no está «disponiendo» del propio cuerpo, sino del cuerpo y de la persona de otro, que es su hijo.  La reflexión, la toma de conciencia, aniquila toda manipulación. Por lo mismo, a los tiranos no les conviene que la gente piense.
El pensamiento que debemos cultivar debe ser a fondo, crítico. Necesitamos reflexionar hasta llegar a la raíz, a la verdad. Porque también se suele utilizar el pensamiento para manipular. En la escuela, por ejemplo, se puede enseñar a los niños y jóvenes el siguiente pensamiento: «Si ustedes quieren ser personas libres y maduras, no deben dejarse manipular por nadie. Cada uno de ustedes debe actuar y decidir por ustedes mismos, sin dejar que influyan en su decisión y en sus acciones nada ni nadie desde afuera». Como en el caso de la propaganda, este pensamiento es atractivo y cautivador. Es cierto que cada persona debe decidir por sí misma. A nadie le gusta ser ni actuar como si fuera un títere. Sin embargo, ese pensamiento no contiene toda la verdad y si los niños y jóvenes, no lo critican ni reflexionan a fondo, aceptarán ciegamente la siguiente conclusión a la que llegara su maestro: «Entonces, si ustedes quieren ser personas verdaderamente libres y maduras, deben hacer a un lado todo aquello que pretenda influir en ustedes desde afuera: las orientaciones de sus papás, las normas morales, las enseñanzas de la religión, las reglas de urbanidad…» ¿Esto no es manipulación?
Se difunde la idea de que la religión cristiana manipula a las personas desde su interior y se ha desplegado, en países europeos y americanos, una gran campaña de desprestigio contra la Iglesia Católica, con el fin eliminar su influencia, supuestamente nociva, en la gente. Dicen que la Iglesia es un obstáculo inmenso para que hombres y mujeres ejerzan libremente su sexualidad; que la familia, formada por el padre, la madre y los hijos, es un modelo impuesto por la Iglesia a la sociedad; que este modelo debe ser superado por otras formas de unión, etc. Ante todo, la fe cristiana, debe partir de la elección consciente y libre de cada creyente. Cristo no obligó, ni obligará a ninguno (a) a seguirlo. El evangelio de la misa del domingo 23 de agosto de 2009, relata la reacción de los discípulos (no de los judíos) ante el discurso del Pan de Vida que Jesús pronunció en Cafarnaúm: «Desde entonces, muchos de sus discípulos se echaron para atrás y ya no querían andar con él. Entonces Jesús les dijo a los Doce: «También ustedes quieren dejarme? Simón Pedro le respondió: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna; y nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo de Dios» (Jn 6, 55. 60-69).
Muchos discípulos anota San Juan- se echaron para atrás y ya no lo siguieron. Jesús no los obligó a seguirlo, utilizando la manipulación. Le ha de haber dolido mucho esta deserción y abandono de los suyos, pero los dejó en libertad para hacerlo. Tenemos que aceptar los católicos que muchos hermanos nuestros han recibido la fe cristiana como se recibe una herencia, y algunos se quejan de que sus padres no les pidieron permiso para bautizarlos en esta fe. Otros católicos viven un cristianismo a medias, ambiguo. La gente dice que le prenden una veladora a Dios y otra al diablo. Otros más, ante el ambiente negativo y adverso contra Cristo y su Iglesia, tienen muchas dudas y por lo mismo, viven en la indecisión. No ignoramos, finalmente, a quienes actualmente se han echado para atrás y han abandonado la Iglesia, para entrar en otro grupo religioso o en la incredulidad.
Jesús es la verdad. Por eso, también es el camino y la vida. La verdad no se impone ni manipula. Simplemente se muestra. Verdadero cristiano es aquel que hace una elección personal por Cristo y su evangelio; que elige a Cristo, no por imposición, ni por engaño, ni siquiera por haber aprendido todo el Catecismo, sino porque lo ha experimentado en su vida. Porque ha experimentado que la fe en Cristo, lejos de amargarle o hacerle imposible la vida, le ayuda a vivir plenamente. «¿También ustedes quieren dejarme?» Esta pregunta de Jesús se dirige a los Doce, lo cual quiere decir que de dirige a la Iglesia de los tiempos. Se dirige a cada uno de nosotros, los católicos de hoy. Que nuestra respuesta sea la de Pedro: «Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna; y nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo de Dios».
P. Crispín Ojeda Márquez

titereManipular, según el Diccionario de la Lengua Española, significa operar con las manos, es decir, «manejar». Esta palabra se aplica únicamente a las cosas. Sólo se manejan los objetos, Por eso, cuando se manipula a una persona o a un grupo humano se les trata como si fueran objetos, con el fin de dominarlos. Existe la manipulación comercial, psicológica, mental, política, religiosa, científica, familiar, escolar, etc. La manipulación humana es siempre un engaño. Por lo general, el manipulador ofrece la mentira detrás de un disfraz de verdad. Manipula quien vence por medio del engaño, la seducción o fascinación. Manipula quien vence o domina sin convencer. Los comerciales de automóviles que vemos en la tele presentan el flamante último modelo al lado de una chica guapísima y sensual para convencer a los televidentes de que quien compra un carro como ese, se convierte en un exitoso conquistador. Las envolturas de galletas o panecillos amplifican el tamaño y avivan los colores del producto, y ¡qué chasco se lleva el consumidor cuando al abrir el paquete se encuentra con unas píldoras de galleta! Con razón dice el refrán que no es el león como lo pintan.

Pero, no toda información, exposición de mensajes o enseñanzas son manipulación. Un comerciante no manipula cuando anuncia la mercancía tal como esta es, sin engaños. Un político no manipula cuando, con sinceridad y claridad expone sus intereses nobles y sus proyectos para el bien común. Un periodista no manipula cuando informa objetivamente. No se puede tachar de manipuladores a los padres de familia ni a los profesores que enseñan los valores auténticos a niños y jóvenes. Hay quienes piensan que hablar a los hijos y alumnos de valores humanos, morales y religiosos, es manipularlos. No tienen razón. Se manipula con la mentira y el mal, pero no con la verdad y el bien. Los verdaderos valores se imponen por sí mismos, sin necesidad de regaños, garrotazos o engaños. Leer el resto de la entrada »

, , , , , , , , ,

No hay Comentarios

Las pasiones

Leo asiduamente un pequeño libro adquirido en Guadalajara en un establecimiento de la editorial Buena Prensa, un compendio de pensamientos de alto valor porque a la reflexión profunda y en pocas líneas que hace, añade un mensaje evangélico haciendo un todo importante. Hacer esta lectura por las mañanas me beneficia mucho pues me conecto, en cinco minutos, con un razonamiento que puedo aplicar a la vida cotidiana. Ese pequeño libro, Los Cinco Minutos de Dios, tiene por autor al sacerdote Alfonso Milagro, ya fallecido.
Leyéndolo unos de esos días, encontré un tema que ganó mi atención: el de las pasiones. Comenta que alguien debe mandar en nuestra vida: uno o sus pasiones. Si no dominamos éstas, si las dejamos sin control, mandarán inevitablemente sobre nosotros, serán las dueñas de nuestra vida y a ellas obedeceremos, seremos sus esclavos. Qué terrible ¿o no? Pero si las encauzamos, uno será el propio dueño de su vida y destino. Dice el autor que si uno quiere, puede, y que en caso de no tener la fortaleza necesaria, Dios nos la dará si se la pedimos.
¿Pero, qué son las pasiones? ¿Son buenas o malas? ¿Son controlables o incontrolables? A vuelo de pájaro, puede decir uno que es muy fácil llevar el control de la vida y que es muy difícil que algo o alguien «nos mueva el tapete», cuando tomamos una actitud o asumimos una decisión. Pero ¿esto es realmente cierto o es solamente una expresión fácil, rutinaria, presuntuosa?
Las pasiones son buenas si están orientadas a algo bueno, y malas cuando obedecen a fines nocivos; pero la cuestión es dilucidar cuándo son buenas o malas. Nuestro Catecismo aclara que las pasiones pertenecen al patrimonio del pensamiento cristiano y designan las emociones o impulsos de la sensibilidad que inclinan a obrar o a no obrar en razón de lo que es sentido o imaginado como bueno o como malo (1763).
Son componentes, agrega en su numeral siguiente, naturales del psiquismo humano, constituyen el lugar de paso y aseguran el vínculo entre la vida sensible y la vida del espíritu. «Las pasiones son malas si el amor es malo y buenas si es bueno», dijo San Agustín de Hipona. Numeral 1773: en las pasiones, en cuanto impulsos de la sensibilidad, no hay ni bien ni mal moral. Pero según dependan o no de la razón y de la voluntad, hay en ellas bien o mal moral.
Es muy importante para la persona humana saber controlar sus emociones, ser inteligente emocionalmente, ver hacia dentro del corazón cuando estamos a punto de actuar en contra de la voluntad de Dios y, en consecuencia, abstenernos de cometer una ofensa contra Él. Todo debe ser equilibrio en uno, voluntad e inteligencia orientadas a lograr su beneplácito.
No es malo el amor desinteresado, como el que se tiene a un amigo, ni trabajar apasionadamente en función de proveer a tu familia de lo necesario, ni tampoco alegrarnos en demasía cuando algo positivo nos ocurre, sino esclavizarnos de aquello que puede significar felicidad, como el poseer dinero en exceso o, quizás, trabajar excesivamente para lograr ciertas metas y estar sobre los demás.
Apasionémonos con Jesús. Sigamos a nuestro Cristo Resucitado que está con nosotros todos los días hasta el fin del mundo. Esta pasión sí es de la buena. Ordenemos nuestras pasiones para no cegarnos el alma y seguir siendo gratos a Dios. Sometidas a nuestra voluntad, las pasiones son fructuosas, son fuerzas que modelan la actividad del entendimiento y la voluntad para ejercerlas apropiadamente.
Carlos Orozco Galeana

gritoLeo asiduamente un pequeño libro adquirido en Guadalajara en un establecimiento de la editorial Buena Prensa, un compendio de pensamientos de alto valor porque a la reflexión profunda y en pocas líneas que hace, añade un mensaje evangélico haciendo un todo importante. Hacer esta lectura por las mañanas me beneficia mucho pues me conecto, en cinco minutos, con un razonamiento que puedo aplicar a la vida cotidiana. Ese pequeño libro, Los Cinco Minutos de Dios, tiene por autor al sacerdote Alfonso Milagro, ya fallecido.

Leyéndolo unos de esos días, encontré un tema que ganó mi atención: el de las pasiones. Comenta que alguien debe mandar en nuestra vida: uno o sus pasiones. Si no dominamos éstas, si las dejamos sin control, mandarán inevitablemente sobre nosotros, serán las dueñas de nuestra vida y a ellas obedeceremos, seremos sus esclavos. Qué terrible ¿o no? Pero si las encauzamos, uno será el propio dueño de su vida y destino. Dice el autor que si uno quiere, puede, y que en caso de no tener la fortaleza necesaria, Dios nos la dará si se la pedimos. Leer el resto de la entrada »

, , , , ,

No hay Comentarios

Gente globalizada

Ahora todo es causa y efecto de la globalización, entendiendo que es la interpretación de los eventos que actualmente tienen lugar en los campos del desarrollo, la economía mundial, los escenarios sociales y las influencias culturales y políticas.
Pero al parecer no somos lo suficientemente analíticos ni tenemos el poder de discernir para escoger lo mejor para nosotros ya que tenemos los primeros lugares en el estado de Colima en lo referente a divorcios, mr. gay, etc.
Gracias a esas influencias culturales ya los jóvenes «no quieren casarse», no quieren adquirir compromisos ni responsabilidades. Pues claro que no quieren: ya lo tienen todo y en bandeja de plata, ya hasta en el diccionario se describe el compromiso como; 1) Obligación contraída por medio de un acuerdo, una promesa o un contrato. 2) Documento en que esta obligación se firma. 3) Dificultad, apuro, situación incomoda o embarazosa. 4) Acto en el que los novios se prometen en matrimonio.
Al parecer, algunos jóvenes y otros no tan jóvenes leyeron la definición y se asustaron porque se quedaron con la impresión de que todo era dificultad, apuro… y esa debe de ser la razón por la que no quieren tener ningún compromiso, y mucho menos casarse.
Comentando con una persona que sabe algo de antropología, nos decía que estas generaciones -tanto de adultos como de viejos- tenemos la tendencia a retrasar tanto nuestra realidad personal actual, que ni los jóvenes quieren madurar para ser adultos «responsables», ni los adultos quieren aceptar que ya son viejos.
Y todo esto no es otra cosa que una consecuencia de la famosa globalización. Los medios de comunicación se encargan de informarnos las tendencias del comportamiento humano de otros Continentes que tienen otra historia, otra educación y otros valores, que no siempre van de acuerdo con nuestra idiosincrasia.
Ahora todo es Light. En Internet circulan frases como: «no hay remedio para nacer o morir, lo único que nos queda es disfrutar el intervalo». O bien: «la vida no será la fiesta que todos deseamos, pero mientras estemos aquí, debemos bailar y disfrutar».
Estoy de acuerdo que tenemos que  bailar y disfrutar, pero con responsabilidad y sobre todo, cumplir con nuestros compromisos que vamos adquiriendo de acuerdo a nuestra edad, pero la edad verdadera, no a la que quisiéramos tener para evadir todo lo que implica un  compromiso.
Sergio Solís V.

globoAhora todo es causa y efecto de la globalización, entendiendo que es la interpretación de los eventos que actualmente tienen lugar en los campos del desarrollo, la economía mundial, los escenarios sociales y las influencias culturales y políticas.

Pero al parecer no somos lo suficientemente analíticos ni tenemos el poder de discernir para escoger lo mejor para nosotros ya que tenemos los primeros lugares en el estado de Colima en lo referente a divorcios, mr. gay, etc.

Gracias a esas influencias culturales ya los jóvenes «no quieren casarse», no quieren adquirir compromisos ni responsabilidades. Pues claro que no quieren: ya lo tienen todo y en bandeja de plata, ya hasta en el diccionario se describe el compromiso como; 1) Obligación contraída por medio de un acuerdo, una promesa o un contrato. 2) Documento en que esta obligación se firma. 3) Dificultad, apuro, situación incomoda o embarazosa. 4) Acto en el que los novios se prometen en matrimonio. Leer el resto de la entrada »

, , , , ,

No hay Comentarios