Archivo febrero, 2014

EL MENSAJERO No. 419

Año 9 ᶱ No.419 ᶱ 23 de Febrero de 2014 ᶱ Colima, Col. ᶱ Calle 27 de Septiembre # 561 ᶱ Tel. 312 3125520 ᶱ  cordimariana.org

portada_23Contenido:

Identificarse con Jesús… – Pbro. Javier A. Espinosa C.

El Padre Javier – Víctor M. Sánchez R

¿Libertad, o Libertinaje? – Sergio A. Solís V.

Pornografía – Carlos Galeana Orozco

Vida Parroquial

No hay Comentarios

IDENTIFICARSE CON EL PADRE ES LA PLENITUD DE LA LEY

evangelio_23En este domingo el pasaje del evangelio se ubica dentro de la sección en la que se describe la nueva ley e inspira al discípulo de Jesús, y muestra cómo se da la plenitud de la ley frente a las agresiones de los demás, cuando se tiene la intención de restablecer la justicia a pesar de la resistencia o agresión del otro: Mateo 5, 38-48.

En este texto se Jesús habla de un comportamiento que debe tener quien ya conoce la gracia divina, para que su respuesta no sea en el mismo plan del agresor; porque el impulso de venganza no pertenece al proceder característico del Reino de Dios, pues la respuesta visceral o ley del talión no es el camino para hacer la justicia, hay que dar un paso adelante porque los valores del Reino apuntan a la eliminación donde la violencia: “amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian y rueguen por los que los persiguen y calumnian”.

La mención explícita del “sol” y de la “lluvia” es una referencia a las bendiciones de Dios le prodiga a los suyos: con ellas Dios mantiene y hace prosperar lo que ha creado. Que Dios ilumine y les conceda prosperidad a una persona “mala” o “injusta”, indica que –así como tampoco lo hacen el sol y la lluvia- el amor del Padre no se circunscribe a aquellos que lo aman sino que Él ofrece su amor gratuitamente y sin distinciones aún a quien no se lo merece, y así debe proceder el autentico discípulo de Jesús; por eso cambia la frase “odiar al enemigo” por “amar al enemigo” (5,44). La manera concreta de amarlo es incluirlo en su propia vivencia del Dios Padre del Reino: “rogad por los que los persigan” (5,44). Entonces el Dios del Reino lo transformará con sus bendiciones, pues se trata de transformar al enemigo con el poder regenerador del Reino.

La actitud fundamental de un discípulo de Jesús es el amor que sólo desea el bien, hace el bien, y, desde ahí, hace al otro bueno. Como también dice Pablo: “No te dejes vencer por el mal; antes bien, vence al mal con el bien” (Romanos 12,21). Así se corta el mal por la raíz.

Una persona que obra asi evidentemente es distinta de otra que no “conoce” lo que es el amor de Dios. Ejemplos claros son el publicano –quien vive en su pecado- y el gentil –que adora a otros dioses- (ver 5,46-47); ellos aman (nada más) a los que los aman y saludan (no más que) a los de su estricto círculo de amistades.

Por su parte, el discípulo es claramente diferente porque el motivo fundamental que inspira su actuar es el amor perfecto, primero y creador del Padre celestial.

Este texto sacude nuestra conciencia, en este tiempo de tanta violencia, donde parece normal hacer justicia por nuestra propia mano ante situaciones de ingobernabilidad, en las que el pueblo ha llegado al hartazgo, porque no se trata de imponer la paz a base de las armas, sino de provocar una nueva forma de ser que exprese el amor misericordioso de Dios y por tanto una nueva sociedad, donde se superen las diferencias, los privilegios y la miseria y todos nos sintamos bendecidos por Dios, por el trato digno y la capacidad de ofrecer cada día a más personas la oportunidad de vivir sintiéndonos hijos de un mismo Padre.

Una de las grandes dificultades de la comunidad de Mateo era la pobreza y las grandes deudas que cargaban, por lo que iluminando la realidad con las palabras de Jesús ante la agresión, el pleito jurídico, los retenes del ejercito romano, la ayuda y los prestamos dice que las bienaventuranzas nos deben llevar a vivir según el corazón del Padre, porque el criterio ultimo de accione no es la ley escrita sino la manera de ser el Padre que se refleja en la práctica de Jesús, quien nos inspira para expresar el amor del Padre.

Pbro. Javier Armando Espinosa Cárdenas

No hay Comentarios

EL PADRE JAVIER

p_javierA pesar de haberle perdido la pista durante muchos años, hoy acerca o más de 50 de ellos, nos volvimos a encontrar y fue aquí en el templo del Inmaculado Corazón de María. Quizás el de momento no me reconoció,  porque era muy delgado en ese tiempo quien escribe, pero Javier sigue igual: siempre presto, serio, agradable y comedido e inteligente. Para mí que conozco un poco del trajinar día a día de los sacerdotes, no me queda sin duda alguna que felicitarlo por su trayectoria, nombramiento y su cumpleaños.

Si digo que no ha cambiado, es porque sigue siendo una persona ecuánime, reflexivo. Le recuerdo en la escuela de música allá por la calle Hidalgo al principio de la década de los 60´s del siglo pasado; quizás mi inquietud de Infante no pensaba en que podría ser sacerdote. Porque todos -casi todos pues-nos divertíamos de lo lindo en esta etapa de la infancia con el Padre J. Natividad Leal Gómez:

  • Recorrimos varias lecciones del solfeo de Don Hilarión Eslava.
  • Cantábamos en latín el kyrie Eleison, el Gloria, el Santucs, el Agnus Dei, el Benedictus, etc. la letra y música de la misa Stella Matutina, y música tradicional profana.
  • Nos iniciamos en el deporte, recibimos una instrucción del catolicismo que ha perdurado en todos nosotros.
  • Aprendimos a jugar ping-pong, futbolito y nos poníamos los guantes. Nada pasaba de más, todo era alegría.
  • Manoseábamos el piano; teníamos un tocadiscos y escuchábamos a Pedro Infante y su muñeco de cuerda, a Joselito, a “Raphael”,etc.

quiero decir y reconocer que era de las mejores primeras voces del coro, junto con Valdivia, José Luis Ortega, Zamora, Rafael Lucas QEPD., Rafael avalos, (perdón si no me acuerdo de algunos apellidos), Rafael y José Luis Álvarez QEPD., José Ángel Brambila Leal, (hoy el Sr. de las Mentadas), y sin faltar quien nos ponía apodos a todos “Cacai”, (yo era “El Vistor”), Quico, Lico, “morabochis”, Martín Gómez, Arias, Brizuela, etc., y muchos, muchos más.

Con Javier, compartimos muchos cantamisas en Colima y Jalisco: me recuerdo en especial el momento aquel del Padre Martínez, familiar de los integrantes del mariachi Vargas de Tecalitlán, el Padre Eduardo Vázquez en Tuxpan, Jalisco, hoy Canónigo y está en la merced; del padre Gaytan en Tamazula, en Apulco, en Tonaya, en el Grullo, Jal., etc. Qué momentos inolvidables y estábamos guiados por el Obispo el Excelentísimo Sr. don Ignacio de Alba. ¡Qué festividades tan elocuentes, grandiosos y sagradas. Ver a un ser humano que decide ofrendar su vida en Cristo, es un acto de valor y de expresión infinita de amor.

Sin duda que la vocación hace felices a las personas, porque disfrutan su trabajo, su oficio, sus acciones. De Javier me gustan sus homilías, en lo particular le llegué a decir que sería bueno coleccionarlas para analizarlas y aprender su contenido. Podría dar nombres de quienes piensan igual; he dialogado con una persona que viene desde Comala, a escuchar misa y así me lo han señalado. Por cierto, este señor es políglota, pues habla español, francés y alemán; tuvo un hermano sacerdote el cual ya falleció.

Mi expresiones es sincera y me sale del corazón, pues estando a media cuadra de mi casa el templo, hoy con su presencia me hace recordar mi infancia, la cual estuvo un tiempo ligada a su peregrinar por esta vida, antes de entregarse al sacerdocio.

Padres Javier, reciba mi más sincera felicitación por su cumpleaños y que Dios le bendiga y le dé fuerza para continuar por el camino que la doctrina del Señor nos ha trazado.

Víctor Manuel Sánchez Rodríguez.

No hay Comentarios

¿LIBERTAD, O LIBERTINAJE?

Unos jóvenes estaban intercambiando tópicos relacionados con la famosa LIBERTAD y no se ponían de acuerdo, unos manejaban unos conceptos según ellos muy tradicionalistas y los liberales todo lo contrario, quieren ejercer su libertad sin responsabilidad.

Les dije que eso no es otra cosa más que libertinaje, porque lo que les prometí hacerle llegar por este conducto parte de los apuntes que nos dieron en el diplomado de Teología, específicamente los de teología moral, para que tuvieran elementos y las bases de lo que realmente libertad:

Cuando Dios nos soñó, no soñó ¡libres!

La libertad es la cualidad de la voluntad que facilita al ser humano la autodeterminación, ésta posee un nexo intrínseco con la verdad y exige su correlativo que es la responsabilidad.

Lo curioso es que no se nos dio la libertad como algo ya hecho y concluido sino como “libertad en proceso de liberación” la cual hemos de ir haciéndola realidad, por lo mismo nuestra libertad es limitada y condicionada por nuestras limitaciones, condicionamientos y esclavitudes.

Pero es al tomar conciencia de nuestras limitaciones y esclavitudes y sobre todo las de los demás, cuando nuestra libertad emprende el camino hacia la libertad.

Por consiguiente, debemos estar conscientes que la libertad la experimentamos como Don y conquista, en cuanto a don, es el misterioso regalo de nuestra existencia misma. En cuanto conquista, es la ardua tarea de cada día de tener que escoger lo que uno quiera hacer de sí: de ir desplegando la libertad, que se nos concedió con don.

Entonces, este don no es más que el punto de partida,

el resto de mi vida va a consistir en ejercer este libertad para ir realizándome según lo que yo quiera escoger ser.

Es la libertad como conquista y tarea de liberación.

Con esto nos damos cuenta que nada más iniciado el camino a la liberación, descubrimos que nuestra libertad está muy enredada.

Que no somos tan libres como pensamos…

uno llega a descubrir el verdadero drama al caer en la cuenta de las propias esclavitudes. Pero nadie puede iniciar su éxodo hacia la liberación si antes no es consciente de sus esclavitudes.

La vida nos ha ido tatuando con varias cicatrices imborrables como por ejemplo; falta de cariño en la infancia, padres autoritarios o demasiado permisivos, desengaños amorosos, una difamación injusta, la traición de un amigo…

nada de esto hemos escogido voluntariamente.

Y, sin embargo, todo eso nos pertenece y nos constituyen de modo irrenunciable.

Es la evidencia de que nuestra libertad está siempre limitada y condicionada.

Pero es también la llamada a liberar esa libertad condicionada y el proceso de liberación que corresponde a este nivel de libertad tiene un orden determinado, que puede expresarse en cuatro ejercicios: conocerme, reconocerme, aceptarme y trabajarme.

Las ciencias humanas han puesto en evidencia que el sujeto queda atrapado de modo inconsciente a una serie de necesidades que tienen atenazada la libertad.

Son heridas por la que se nos va la vida y que limitan nuestra libertad. Sin sanar estas heridas,, nuestra libertad puede quedar muy limitada.

Son nuestro talón de Aquiles, nuestros puntos débiles que es preciso conocer y sanar si no queremos ser sus clavos de por vida.

Sergio A. Solís Vergara

Sin título

No hay Comentarios

PORNOGRAFÍA

revistasSi uno va a los lugares donde venden periódicos y revistas observará que hay un cumulo de éstas en las que aparecen fotografías de mujeres jóvenes vestidas con tan sólo prendas menores que permiten verlas casi en su totalidad corporal, sonriendo satisfechas por lo que suponen un “logro artístico” y en posiciones francamente provocadoras para los varones.

No les quiero contar lo que ya saben, pero ese tipo de revistas se venden como pan caliente, aunque un poco menos que antaño. Hoy, la red Internet permite a los usuarios encontrar páginas y más páginas de lo que se llama pornografía, esto es, de materiales explícitamente sexuales en las que se ofrecen incluso contactos fáciles para todo público que se interese en acceder a la red y contratar servicios.

Este tipo de comercio basado en el cuerpo femenino pesa mucho dinero a sus promotores y a las mujeres mismas, que luego de pocos años, llegan a convertirse en empresarias; son pocas las que se retiran en el ambiente sexual y son más las que ya con la experiencia de vender el cuerpo incursionan en el jugoso negocio de la pornografía.

Los empresarios del sexo saben que cuando un hombre observa una imagen pornográfica, hay una reacción química en el cerebro, se libera la dopamina, hay euforia y cuando ésta se combina con excitación sexual, se convierte en lo que se llama la `receta perfecta´ para la adicción. De este modo, se sentirán más atraídos por películas y videos. A las mujeres por el contrario, les atraen más los sitios de charla en donde pueden desarrollar una personalidad falsa, de tal modo que pueden relacionarse eróticamente con hombres en internet, todo a base de palabra.

En Estados Unidos, pero también en México, hay una tendencia en las mujeres jóvenes a ver pornografía porque sus novios insisten que eso forma parte de su relación. Esto nos lleva al tema de lo que la pornografía ha enseñado a la gente joven: primero, ha mostrado a los jóvenes y adolescentes que las mujeres están allí sólo para su propio placer sexual, “esto denominado en la jerga común como filosofía sexual utilitarista, o en medios estudiantiles norteamericanos, la “hook up cultura” (o cultura adictiva)”.

La pornografía también enseña a las mujeres jóvenes a que para conservar a su novio, necesitan ser sexualmente activas y participar en sus ambientes. En E.U.A. se usa la cámara de los celulares para tomarse fotografías sin ropa y enviarlas a quienes ellas deseen. Pero también se sorprende a algunos y se suben a la red materiales sin consentimiento. Y hasta suicidios se han generado con ese comportamiento.

Ahora mismo, en las escuelas públicas mexicanas, son frecuentes los hábitos en los que subrepticiamente se usan los celulares para tomar imágenes de niños y jóvenes que luego son subidos a la red, provocando episodios vergonzantes.

Entre los problemas personales más comunes que tienden al uso de la pornografía se encuentran: el egoísmo, varias formas de soledad, inseguridad masculina, presiones de trabajo excesivas, conflictos matrimoniales y una vida espiritual débil. Por el contrario, cuando una persona se propone el crecimiento de virtudes, usualmente es mucho menos vulnerable a participar en los ambientes provocados por la pornografía.

Carlos Orozco Galeana

No hay Comentarios

VIDA PARROQUIAL

MIÉRCOLES DE CENIZA: les avisamos el próximo 5 de marzo es miércoles de ceniza. Por lo que habrá celebraciones de imposición de la ceniza en los diversos sectores, para que los coordinadores vayan avisando sus horarios y en el templo parroquial habrá celebraciones desde las 5 de la tarde hasta las 10 de la noche, cada media hora.

PARA LOS QUE VAN A BAUTIZAR: les avisamos que desde el 1 de noviembre de 2013, las pláticas son todos los viernes a las 8:00 p.m. y los domingos a las 11 de la mañana. Les pedimos sean puntuales el domingo, porque iniciaremos el rito del bautismo el comienzo de la Eucaristía, de las 12 del día, y antes del ofertorio se pone el Óleo de Catecúmenos.

ESPACIO DE “CONSEJERÍA FAMILIAR”, EN LA CASA DE PASTORAL: este servicio se ofrece en la casa de pastoral de la parroquia encuentra por Gabino Barreda. Servicio de consejería familiar, para quien guste tratar su problema familiar y encontrar caminos de solución. Se atienden en las 6 de la tarde a las 9 de la noche, de lunes a viernes. Cada hora esta una pareja que atenta a los que lo soliciten.

CURSO DE PRIMERA COMUNIÓN Y CONFIRMACIÓN PARA ADULTOS: les avisamos a los jóvenes mayores de 18 años que el curso de Primera Comunión y Confirmación iniciará el 3 de marzo y terminará el 2 de junio de este año.Las reuniones serán de lunes a jueves, de las 8:30 a 9:30 de la noche, para que pasen a la oficina parroquial a anotarse, deberán presentarse fe Bautizo y Actas de Nacimiento.

No hay Comentarios

EL MENSAJERO No. 418

Año 9 ᶱ No.418 ᶱ 16 de Febrero de 2014 ᶱ Colima, Col. ᶱ Calle 27 de Septiembre # 561 ᶱ Tel. 312 3125520 ᶱ  cordimariana.org

PORTA_418Contenido:

No relativicemos la vida… – Pbro. Javier A. Espinosa Cárdenas

La alegría de vivir – Víctor M. Sánchez R.

Por qué no me he sentido… – Víctor A. Solís V.

Casinos, la perdición – Carlos Orozco Galeana

Vida Parroquial

No hay Comentarios

NO RELATIVICEMOS LA VIDA DE COMUNIDAD

evangelio_16

En el Evangelio de este domingo encontramos la orientación que Mateo da a la comunidad para superar las tensiones que se dan al interior de la misma, y nos advierte con palabras de Jesús que no tengamos una moral laxa y hagamos carne los valores del reino: la reconciliación, la fidelidad y la verdad, siendo precavidos: Mateo 5  17-37.

La comunidad de Mateo pasó por fuertes tensiones a causa de que los fariseos no reconocían a Jesús como Mesías, por lo que aceptaban sólo el Antiguo Testamento, y entre los primeros cristianos había simpatizantes de ellos (Hech. 15, 6), mientras que algunos judíos convertidos aceptaban a Jesús pero no la libertad de espíritu en la que las comunidades vivían la presencia de Jesús resucitado y muchos judíos y paganos pensaban que con la venida de Jesús había llegado a su fin el Antiguo Testamento, por lo que Mateo les lleva a comprender que el Antiguo Testamento, Jesús de Nazaret y la vida en el espíritu no pueden separarse sino que forman el único y mismo proyecto de Dios que nos comunica la certeza central de la fe, pues el Dios de Abraham y Sara están presentes en medio de las comunidades por la fe en Jesús; y por eso en esta parte del Evangelio resuenan las palabras de Jesús: “ no crean que he venido a abolir la ley o los profetas”.

Con esto entendemos que las comunidades cristianas deben ser el espacio donde se vive la unidad de las tres etapas de la historia de la salvación, pues la comunidad no puede ir en contra de la ley ni quedarse encerrada en la observancia de la ley, debe dar un paso adelante y mostrar en la práctica que el objetivo que la ley quiere alcanzar en la vida es la práctica perfecta del amor; de allí que Mateo nos recuerda palabras de Jesús: “ han oído que se dijo a los antiguos: no matarás y el que mate será llevado ante el tribunal. Pero yo les digo: todo el que se enoje con su hermano, será llevado también ante el tribunal”; así Jesús no hace la ley más rigurosa sino que nos remite hasta la voluntad y corazón del padre.

El estilo de vida de las comunidades debe ser “sal de la tierra y luz del mundo”, para establecer un orden nuevo al dar un trato digno a las personas, donde todos son valiosas y por eso “no debemos andar al filo de la navaja” coqueteando con la tentación, pues si sabemos que no podemos resistirnos a la tentación es mejor privarse de los lugares en los que se va a caer, ya que quien juega con fuego termina quemando.

Jesús propone un camino exigente: el camino del bien, de la verdad, de la vida; porque se trata de un camino de perfección, ascendente, pues cada día debemos dar más; por eso cuando Jesús cita el mandamiento de “no matarás” nos invita a la vida fraterna donde debe haber cero tolerancia para la violencia; por eso proponen no enojarse con el hermano, respetar, no despreciar, reconciliarse y dialogar con el adversario; pide ir más allá de este límite al decir que ni siquiera debemos mirar con malos deseos.

El problema surge cuando se relativiza aquello que es mejor, como si el bien y la verdad tuvieran matices y en este ambiente decimos: lo que está bien para mí no necesariamente debe estar bien para ti, porque acostumbrados a la sociedad consumista queremos tener todos los colores según el gusto del consumidor y eso es imposible, porque o dice la verdad o mientes, no puede haber una norma acomodaticia.

Cuando no buscamos la perfección y vamos justificando nuestras mentiras, caemos en la mediocridad y nos acostumbramos a vivir arrastrándonos cuando Dios nos ha creado para vivir erguidos; por eso Dios no está en la mediocridad. El exige decisiones y propone el mejor camino, pues quiere lo mejor para nosotros y esperar respuesta libre, de allí que nuestros sí o no significan eso y nada más.

Pbro. Javier Armando Espinosa Cárdenas

No hay Comentarios

LA ALEGRÍA DE VIVIR

Cuando nace un nuevo ser en la tierra, el mundo se alegra de tanta perfección. La vida es algo maravilloso que todos quisiéramos conservar de manera infinita, pero lo contrario también existe, y es lo más seguro en consecuencia: a todo ser humano tiene que sucederle la muerte.

La muerte nos aterra, nos lleva a pensar mal de todo por la fatalidad que sienten sus dolientes y en ocasiones hasta de Dios renegamos. Es muy difícil entender la muerte, menos cuando a un ser sano infante, joven, maduro o senecto, le sorprende de pronto. Nos sentimos incomprendidos por ello, y casi todos nos hacemos la pregunta ¿por qué a mí, a mi familia?

Sin embargo, Dios a través de nuestra propia familia y amigos nos va confrontando, al reconocer que finalmente la vida tiene ese momento al cual nadie quisiera llegar. De pequeño, sólo una vez vi a mi padre descansar un poco en su cama por enfermedad. Un resfriado que nos preocupó muchísimo a la familia, pues mi padre era muy sano. No le vi postrado hasta el momento de su muerte a los 89 años.

Pero la vida es lo que más recordamos de cualquier persona, esos momentos de alegría y de gozo que nos prodigaron al darnos amor, alimentos, momentos de felicidad; el acompañarnos en nuestro camino para ser hombres de bien, estudiar una carrera, ayudarnos a conocer y actuar bien en la vida profesional y finalmente también familiar al contraer matrimonio. Y todo parece repetirse: la alegría de los nietos con esa vida que parece que renueva a toda la familia; ese nuevo ser que Dios nos lo manda, con parecido a él o a ella, al abuelo, al tío, etc., es maravilloso. Sentimos esa semejanza de ser que Dios nos permite conservar a través de los siglos, pues no resguardamos la información del árbol genealógico de manera amplia para conocer nuestros antepasados. Quizás hasta de los bisabuelos llegamos a tener información, siempre y cuando nuestros padres les hayan conocido, y es maravilloso escuchar las anécdotas de esas grandiosas personas que nos antecedieron.

De la vida es importante su valor, pues a veces no pensamos en ella y nos manejamos como máquinas, y el tiempo transcurre de manera incesante, constante, y sin darnos cuenta, y cuando menos lo esperamos ya estamos arriba de los 60 y los recuerdos nos llegan como películas de alegría, como nos haya ido en ese peregrinar; recorremos nuestra infancia, adolescencia, juventud, madurez y la senectud con una exactitud en la que predominan los mejores momentos. Dios nos ha acompañado a través de peticiones constantes para mejorar nuestras vidas. Creo, sin temor a equivocarme que casi todos le pedimos día a día a Jesucristo tener vida y vivirla bien con los nuestros.

Cuando se llega a la mayoría de edad, el ser humano parece hacer un alto, y los momentos los disfruta más. La vida nos va acercando a tener espacios de alegría para disfrutarlos en familia y con nuestro círculo de amigos verdaderos, porque existen diferentes tipos de relación, que bien pueden ser por la cercanía del empleo, el deporte, el barrio, y el más íntimo con la familia. Con ella, la relación es más constante al acompañar, recomendar, motivar o enseñar el camino de la vida para hacerlo más agradable y desde luego útil para tener lo necesario para vivir y convivir en familia.

La alegría familiar se encuentra en la unidad del núcleo, al escucharse en sus problemas y vicisitudes. Una familia que dialoga es alegre y viaja en el mismo sentido, es un grupo que se escucha y se comprende para ayudarse. Se nota al grupo de manera especial, y da gusto ver esa unidad que da fortaleza social que es compartida en su colonia, en el templo, en las reuniones de familia, que alguna llegan a contar varias decenas y hasta se toman fotografías.

La familia que vive encomendada a Dios es una familia alegre, segura de su camino social y es fortaleza su unidad que hace más placentero el tránsito por este valle, que muchas veces nos encargamos de verlo de manera alegre o con defectos por falta de cohesión.

Vivamos la alegría de la vida que Dios nos prodiga. Como la que se nota los domingos en las familias numerosas que asisten al templo dando gracias al señor; porque Dios es fortaleza de amor y alegría.

Víctor Manuel Sánchez Rodríguez

No hay Comentarios

¿POR QUÉ NO ME HE SENTIDO “TOCADO” POR DIOS?

Esta pregunta nos la hicimos varios, cuando se realizó un ejercicio en la reunión previa a los “Encuentros Kerigmaticos” que se llevarán a cabo en próximas fechas en cada uno de los barrios de esta parroquia.

Ahí varios de los hermanos en Cristo nos dieron el testimonio de su encuentro con Dios y algunos fueron muy impactantes… los cuales nos hicieron recapacitar y discernir al respecto.

Varios de los asistentes externaron que ellos no se han sentido “tocados por Dios” y esto nos dio un gran tema de conversación.

Se dijo; como quieres sentir que Dios nuestro señor te ha tocado si no te pones en el “tocadero”, si cierras tu corazón, si no aceptas que no has actuado como hijos de Él que es un padre amoroso, sino escuche su llamado, si no puedes convertir a Jesús, si no quieres participar en el camino diocesano, sino profundizas y participas de la acción evangelizadora a la que el Señor nos ha llamado. Todo esto y más es lo que se necesita para ponerse en el tocadero.

Como comenté al principio en próximas fechas tendremos reuniones en los barrios, en el sector al que pertenecemos, si quieres acercarte a Dios de una manera más constante, si quieres vivir esa experiencia del proceso de evangelización con el anuncio de Cristo muerto y resucitado como salvador para todos, tendrás que asistir.

Esta acción evangelizadora, a la que el señor nos ha llamado, es la oportunidad para tu renovación misionera, no dejes pasar esta oportunidad.

Este es un llamado de Dios Nuestro Señor para que nos acerquemos a Él, para que lo conozcamos mejor, amarlo y hacerlo parte integrante de nuestra vida, es el único camino para que seamos felices, para que encontremos a nuestros hermanos y nos encontremos nosotros mismos, para que sepamos a qué hemos venido al mundo, para que aprendamos a amar.

Y si aún no tienes tu proyecto de vida, esta experiencia te servirá para que lo definas y que sepas que en el servir está todo y la satisfacción tan grande que te queda simplemente por haber servido, también debemos estar conscientes que todo lo que hagamos lo hagamos con amor y por amor, la vida es muy corta para que hagamos lo que no amamos, estamos aquí para hacer mucho más de lo que creemos, tenemos que hacer algo más profundo…

Sergio A. Solís Vergara

No hay Comentarios