Amarillismo


scab.jpgLa manipulación de las masas a través de los medios de comunicación es una nueva tecnología que han estando usando mucho los propietarios de las televisoras. En estos días y con el parapeto del fútbol, hacen que los televidentes que carecen de valores morales y de una deidad autentica, tengan sus «propios ídolos» y los veneren como tales.

A estas personas las han hecho «fanáticas», de modo que se les puede definir como personas que defienden con tenacidad desmedida, apasionamiento, creencias, opiniones e ideas; o bien, como personas entusiasmadas ciegamente con alguien o con algo.

Aprovechando que tienen bajo su poder a todas estas personas, en los últimos días -desde que sufrió el atentado un jugador de fútbol- las televisoras, a través de sus noticieros, han dedicado muchos días y muchos minutos a esta noticia, (el costo por minuto en TV es de varios miles de pesos y su beneficio, mayor), inclusive han promovido que estos fanáticos se congreguen en cantidades superiores a las 3,000 personas en las afueras de un estadio de fútbol en la ciudad de México. Hasta lograron que una colonia de esa cuidad le cambiara el nombre a dicho lugar y le pusieran el apellido del jugador en mención.

Las noticias deben ser precisas, concisas y analíticas y sobre todo informativas; de ninguna manera deben ser manipuladas de forma amarillista, con el fin de darle «circo al pueblo», ya que por la manera de dar la información, se despierta el morbo en la gente, logrando de este modo manejar a su antojo a estas personas.

Alguien comentó que los televidentes tienen la opción de apagar el aparato televisivo y no ver lo que no quieren; en eso estamos de acuerdo, pero la mayoría no quiere apagarlo ya que los comunicadores hábilmente despiertan la curiosidad en la gente con estas noticias.

Con todo esto no quiero decir que este tipo de noticias no se publiquen. Al contrario, se debe informar a la comunidad sobre estos eventos, pero sin amarillismo y dar las noticias objetivamente. Por ejemplo: que se están haciendo obras de beneficio social, que se está haciendo tal obra para mejoramiento ambiental en tal lugar, o promocionar el turismo, etc.

Y lo más importante: promover valores entre la comunidad para no crear ídolos falsos. Lo más preocupante es que la niñez y la juventud están siendo educados y «programados» para todo esto. Jóvenes y niños se pasan muchas horas disfrutando de la programación sin censura y sin la orientación de los papás. Hagamos un esfuerzo y desconectemos a nuestros hijos de este aparato sin control, y en un futuro, ellos mismos nos lo agradecerán.

Sergio Solís V.

, , , , , ,

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)