Manipulación mediática


vatican_pope.jpgLas últimas semanas hemos presenciado un afán de linchamiento de altos jerarcas de nuestra Iglesia católica, incluido el Papa Benedicto XVI. A propósito de que algunos sacerdotes incumplieron en su ministerio y cometieron diversas faltas, se ha hecho un escándalo mediático que tiene el propósito de dañar a la Iglesia más que de buscar la justicia.  

Se ignora, antes que todo, que los sacerdotes son seres humanos y que no son perfectos. Son personas que están expuestos al pecado como cualquiera y que también son susceptibles de cometer faltas. Perfecto sólo Dios.

Una de las estrategias mas calladamente diseñadas para intentar demoler la imagen publica de la Iglesia es la de hacer creer a la gente que los abusos sexuales han sido frecuentes entre los sacerdotes y religiosos, y que, además, los obispos y el Papa han actuado indebidamente a favor de los presuntos responsables de esos actos. Estamos, indudablemente, ante una acción concertada de personas enemigas de la Iglesia y de asociaciones expertas en crear conflictos y mediatizar todo para obtener beneficios y sacar raja a costa de dañar a otros. Pregúntese lector: ¿cuándo lee en los medios o escucha y ve información en la televisión acerca de actos generosos que la mayoría de servidores de Cristo hacen a los hermanos de casi todos los pueblos? Eso no se ve en los periódicos, ni se escucha ni se aprecia.

Muchos medios dominan a la perfección las técnicas de manipulación mediática y la propaganda (en México tenemos a la revista Proceso y al periódico La Jornada, por citar sólo dos) y saben que cualquier mentira repetida mil veces puede ser tomada por verdad por muchos mexicanos que no tienen su fe firme y son ignorantes de muchas cosas, incluida por supuesto su religión, y crean argumentos viciados para intentar lavar los cerebros de muchos. Además, los mexicanos nos distinguimos por ser morbosos.

La Iglesia sufre el pecado de algunos de sus hijos, pero no se dejará amedrentar por campañas tan sucias y seguirá predicando el Evangelio con entereza y responsabilidad absoluta. El buen católico ha de estar preparado para rechazar las mentiras de los enemigos de la Iglesia cuyos fines resultan hoy tan claros. Están contra la vida, contra la dignidad humana de la persona, contra el matrimonio, a favor del aborto y en general contra todo lo que no contribuye a tener una vida con valores morales, armoniosa y positiva.

Como dijo un alto prelado español por estos días, la Iglesia proseguirá su misión y aquellos que la denigran tan alegre como inútilmente, pasaran. La Iglesia no pasará, la voz de Jesús, que es la voz de Dios presente, ha de ratificar su presencia en este mundo tan materialista y sensualista y desviado de la voluntad de su Creador.

Para que rumien su fracaso todos aquellos que no quieren a la Iglesia católica, el Vaticano informó en la semana que concluye que los católicos han aumentado y que de los un mil 45 millones que había en el año 2000, ahora hay un mil 166 millones, lo que supone un aumento del casi el 12 por ciento. Para que nos dé más gusto: es en África, a donde van muchos misioneros mexicanos, donde se ha producido el incremento más notable de fieles al Evangelio, así como de sacerdotes.

CARLOS OROZCO GALEANA

, , , , , , ,

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)