Los muertos de Calderón


armUna explicación convincente debe al pueblo de México el presidente Felipe Calderón en relación con las políticas de combate al narcotráfico y más concretamente por los más de 12 mil muertos que van durante su régimen, como resultado del enfrentamiento entre militares y policías con narcotraficantes y entre éstos. No es mínima, en el conjunto de quienes han perdido la vida, la presencia de jóvenes, niños y mujeres abatidos durante esa guerra sangrienta y a la vez un tanto inexplicable por la calidad de las estrategias seguidas. El regente de la ciudad de México, entre otros, dijo que la cifra de muertos «ha salido muy cara», y un grupo de senadores expuso que así pronto se llegará a los 20 mil fallecidos. Se preguntan razonablemente, entonces, a cuántos muertos quiere llegar Felipe Calderón para suponer que esa guerra se va ganando.
Y es que en los últimos meses, han arreciado las publicaciones en televisión, radio e impresos que nos muestran a un presidente victorioso sobre el crimen, cuando no hay elementos para considerarlo así. Lo que hay son más muertos, que se reflejan en las cifras aportadas por las autoridades, no así datos que nos hagan presumir que se acabará con los narcotraficantes, cuyas vidas son sin embargo tan valiosas como la de quienes sí respetan las normas sociales.
La gente se pregunta ahora si el presidente ya se desentendió de temas vitales como la educación, la ciencia, el campo, la industria, el medio ambiente y otros, a los que dedica poca atención y tiempo. El está inmerso en una guerra en la que no hay ni habrá ganadores, porque percibe que le popularidad, sobre todo en esta época electoral, pero ¿hasta cuándo esa sociedad estremecida con tanta sangre y tantos muertos le permitirá al presidente continuar con su estrategia de lucha contra el crimen organizado y su publicidad avasallante en el tema?
En el extranjero, principalmente en Estados Unidos, aplauden mucho al presidente Calderón por el combate a los capos, la verdad que impacta el número de bandas que se atrapan y son sometidas, pero el flagelo no disminuye. El consumo sigue al alza y el reclutamiento permanente de personas de los carteles no cesa. Pero en aquel país, donde hay el mayor número de consumidores de drogas en el mundo, poco hacen para combatir delitos asociados a su tráfico, como es en el mercado de armas. Además, el modelo para prevenir el consumo de drogas fracasó al privilegiarse la represión.
Me parece que los nuevos representantes del congreso mexicano que sean electos, podrán introducirse en el debate acerca de si el modo de luchar el gobierno calderonista contra el crimen es el más redituable y efectivo. Diputados y senadores podrían determinar que son más importantes las vidas que pierden todos los días como para valorar la calidad, como ya dije, de las estrategias.
Porque no es posible que nuestro presidente siga de rehén en esa lucha inacabada. Él se ha apartado de asuntos vitales de la agenda nacional y más bien se le percibe como un policía internacional ávido de ganar medallas.
Estoy seguro que las voces que peden una revisión de la causa contra el narcotráfico se multiplicarán, y habrá que escucharlas. Es necesario determinar si se ha incurrido en excesos, en la muerte de gente inocente (que de hecho ha ocurrido) y en la conculcación de derechos. No puede seguirse una política contundente que no respeta los derechos humanos ni la vida de las personas.
La posición de la Iglesia, como ya lo saben, es a favor de la vida en todas sus circunstancias. Por ello, su voz habrá de oírse a favor del equilibrio de las políticas gubernamentales, a fin de que se busquen salidas acordes a la dignidad humana.

Carlos Orozco Galeana

, , , ,

  1. #1 by Ciudadano X on septiembre 24, 2009 - 6:19 am

    Me parece un articulo escrito con mucha objetividad, y aunque para la iglesia la vida de un narco – asesino – secuestrador – decapidador sea igual de valiosa que la vida de quienes vivimos dentro del orden es un a visión que no comparto pero fuera de eso coincido con la idea general de que esta guerra es uno de los peores errores de la administración de calderón, y ese supuesto impuesto para la pobreza, no es más que la necesidad de obtener recursos para persistir en el error…

  2. #2 by tito on febrero 20, 2010 - 9:26 am

    Yo creo que la lucha contra el crimen organizado es un gran acierto, ya que es como un cancer que si unicamente le das paliativos o te haces de la vista gorda, como lo hacian las administraciones pasadas, tarde o temprano acabara contigo, en este caso con el pais, ya que si no lo atacas frontalmente va corrompiendo todos nuestro organos hasta colapsar.

  3. #3 by paul on enero 25, 2011 - 4:13 am

    es muy bien su comentario

  4. #4 by paul on enero 25, 2011 - 4:15 am

    my bien que la lucha contra el crimen organizado es un gra acierto

  5. #5 by CAPULLITO on abril 13, 2011 - 10:53 am

    Aún se recuerdan las primeras víctimas del ejército cuando Felipe Calderón, decidió sacarlo a la calle para enfrentarse contra el crimen organizado.

    Sayra Guadalupe Arzate Contreras, una mujer embarazada, figura entre las víctimas del ejército, pues ella, el 12 de diciembre del 2008, huía de delincuentes en el municipio de Aldama, Chihuahua, pero cuando intento refugiarse en un cuartel, fue recibida a balazos.

    Las víctimas más recientes fueron los 14 estudiantes de ciudad Juárez, y después cuatro más en un nuevo atentado en ese mismo lugar, y por supuesto, a la lista de “los muertos inocentes del sexenio de Felipe” se suman los estudiantes de excelencia de Tec de Monterrey.

    El procurador de Nuevo León, Alejandro Garza y Garza, trató de hacer creer que los dos muertos eran sicarios al servicio de algún cártel, pero no tardó en saberse la verdad, de que eran estudiantes de excelencia de esa casa de estudios.

    Ellos se llamaban Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo, quienes ni les interesaba la lucha anti narco de Felipe; ellos estudiaban para ser unos excelentes profesionistas en México.

    Lo más que hizo el gobierno federal, fue una tonta declaración del secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, que “prometió” investigar el caso “para sacar toda la verdad”. Ja ja.

    La lucha de Calderón realmente es un fracaso, veamos, simples casos: en el municipio de Ixtapaluca se ubica una unidad habitacional en la cual se tiene el mayor número de “ narco tienditas”.

    Y tu cres que fue un gran acierto lo del crimen organizado que pena

  6. #6 by rueben on mayo 24, 2011 - 7:54 am

    por supuesto que esta lucha, guerra o como le llamen es un error, fecal se avento como el borras, primero debio limpiar las instituciones castrenses y policiacas, para definir como decia el chapulin colorado siganme los buenos. pero no se avento y descubrio que tenia al enemigo en sus fuerzas armadas, asi cuando piensa ganar nunca

(No será publicado)