Un calmante para la crisis


Hay una imagen que me taladra la cabeza cada vez que veo noticias sobre la cuestión económica mundial y sus consecuencias y efectos. Una pareja joven en Cuernavaca, Morelos, sentados en la esquina de una banqueta, con una pequeña carreola, sucia y rota, sobre la que estaba una niña de año y medio. Los tres comían de una bolsa de churros de sabritas y bebían del mismo refresco de botella. A ellos no les dice nada las noticias sobre los países que están saliendo de la recesión y la crisis económica.
Algunos datos que aparecen en la columna «México SA» del periodista de la Jornada Carlos Fernández-Vega, especialista en asuntos económicos, revelan que fueron al menos 4.2 millones de nuevos pobres a causa de la crisis económica; hasta el 2008 había 50.6 millones y con la ultima cifra suman ya 54.8 millones. Estamos hablando del 51.02% de la población del país.
A estas alturas del partido deberíamos estar viendo a las fuerzas dirigentes de nuestra nación en un debate sobre los proyectos de recuperación. Pero desgraciadamente parece el el problema les quema y les va a explotar en las manos. Se habla ya de inflación, de cobrar más impuestos, etc. Siempre soluciones que no afecten mucho a los que las plantean. Nadie quiere perder y si se trata de sacrificios hay que hacer el mínimo.
El presidente Felipe Calderón firmó ayer un decreto  que fija el tope salarial para los funcionarios públicos de todas las administraciones. Dicho decreto hace que los mismos sean del conocimiento público y afecta a los tres niveles de la administración pública (local, estatal y federal). El tope de los salarios es el de él mismo, o sea que nadie puede ganar más que el presidente, aunque ciertamente no dijo cuanto gana ni mucho menos especificó alguna cifra.
Con esto se da un pequeño paso en el gobierno de nuestro país, pero creo que podría haber sido un paso más grande. El mismo presidente especificó que «El sueldo (de los funcionarios públicos) debe servir «para vivir con decoro y no ser visto como un botín». En otros artículos de este mismo medio, recuerdo que he hablado ya de este tema. Hagamos memoria de las campañas políticas, el interés tan grande por llegar a una diputación o cargo público; los festejos alegres de los que ganaron (¿porque ya saben como solucionar los problemas de México o por otra cosa?); las iniciativas parlamentarias sobre los «Salarios Máximos» donde si se habló de una cifra (137 mil 220 pesos) con lo que se ofende a más de la mitad de mexicanos que no ganan a veces ni para comer.
Recuerdo el movimiento de personas que en Internet propagaban la idea de anular el voto, principalmente por el tema de los malos manejos de los recursos entre los funcionarios. Uno de ellos hizo público un pequeño estudio de comparación en sueldos. Decía que un Diputado Federal ganaba 10 veces más que un doctor del IMSS de 4 años de antigüedad, 15 veces más que un profesor de primaria y casi 100 veces más que un Obrero; estamos hablando de un sueldo de $152,203.00 pesos cada mes, sin contar los gastos médicos que no son atendidos en el ISSSTE sino en centros médicos particulares.
El mismo día de ayer se publicó en una noticia de El Universal, que los diputados del PRD recibirían mas de un millón de pesos por un fondo de ahorro de tres años que asciende a 115 millones de pesos. Entre premios y primas se van distribuyendo los bienes de la nación.
Es posible hacer más, las soluciones que se plantean no son suficientes ni equitativas, no se podrá sacar adelante la crisis con incipientes programas. No es agradable ver que el país se hunde cada vez más, no esperemos que esto termine en una situación social que no se pueda controlar.
P. Gerardo López Herrera

congresoHay una imagen que me taladra la cabeza cada vez que veo noticias sobre la cuestión económica mundial y sus consecuencias y efectos. Una pareja joven en Cuernavaca, Morelos, sentados en la esquina de una banqueta, con una pequeña carreola, sucia y rota, sobre la que estaba una niña de año y medio. Los tres comían de una bolsa de churros de sabritas y bebían del mismo refresco de botella. A ellos no les dice nada las noticias sobre los países que están saliendo de la recesión y la crisis económica.

Algunos datos que aparecen en la columna «México SA» del periodista de la Jornada Carlos Fernández-Vega, especialista en asuntos económicos, revelan que fueron al menos 4.2 millones de nuevos pobres a causa de la crisis económica; hasta el 2008 había 50.6 millones y con la ultima cifra suman ya 54.8 millones. Estamos hablando del 51.02% de la población del país.

A estas alturas del partido deberíamos estar viendo a las fuerzas dirigentes de nuestra nación en un debate sobre los proyectos de recuperación. Pero desgraciadamente parece el el problema les quema y les va a explotar en las manos. Se habla ya de inflación, de cobrar más impuestos, etc. Siempre soluciones que no afecten mucho a los que las plantean. Nadie quiere perder y si se trata de sacrificios hay que hacer el mínimo.

El presidente Felipe Calderón firmó ayer un decreto  que fija el tope salarial para los funcionarios públicos de todas las administraciones. Dicho decreto hace que los mismos sean del conocimiento público y afecta a los tres niveles de la administración pública (local, estatal y federal). El tope de los salarios es el de él mismo, o sea que nadie puede ganar más que el presidente, aunque ciertamente no dijo cuanto gana ni mucho menos especificó alguna cifra.

Con esto se da un pequeño paso en el gobierno de nuestro país, pero creo que podría haber sido un paso más grande. El mismo presidente especificó que «El sueldo (de los funcionarios públicos) debe servir «para vivir con decoro y no ser visto como un botín». En otros artículos de este mismo medio, recuerdo que he hablado ya de este tema. Hagamos memoria de las campañas políticas, el interés tan grande por llegar a una diputación o cargo público; los festejos alegres de los que ganaron (¿porque ya saben como solucionar los problemas de México o por otra cosa?); las iniciativas parlamentarias sobre los «Salarios Máximos» donde si se habló de una cifra (137 mil 220 pesos) con lo que se ofende a más de la mitad de mexicanos que no ganan a veces ni para comer.

Recuerdo el movimiento de personas que en Internet propagaban la idea de anular el voto, principalmente por el tema de los malos manejos de los recursos entre los funcionarios. Uno de ellos hizo público un pequeño estudio de comparación en sueldos. Decía que un Diputado Federal ganaba 10 veces más que un doctor del IMSS de 4 años de antigüedad, 15 veces más que un profesor de primaria y casi 100 veces más que un Obrero; estamos hablando de un sueldo de $152,203.00 pesos cada mes, sin contar los gastos médicos que no son atendidos en el ISSSTE sino en centros médicos particulares.

El mismo día de ayer se publicó en una noticia de El Universal, que los diputados del PRD recibirían mas de un millón de pesos por un fondo de ahorro de tres años que asciende a 115 millones de pesos. Entre premios y primas se van distribuyendo los bienes de la nación.

Es posible hacer más, las soluciones que se plantean no son suficientes ni equitativas, no se podrá sacar adelante la crisis con incipientes programas. No es agradable ver que el país se hunde cada vez más, no esperemos que esto termine en una situación social que no se pueda controlar.

P. Gerardo López Herrera

, , , , ,

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)