Archivo etiqueta cielo

Subió al cielo

ascen.jpgEntre las palabras más desgastadas, por su uso frecuente en todos los idiomas de la tierra, se encuentra el término «cielo». Según el famoso teólogo suizo Hans Küng se trata de la palabra más ensuciada, profanada y desgarrada. Es palabra azul que sirvió durante tantos siglos para indicar nuestra felicidad eterna, ahora se ha reducido a los espacios inmensos que acercan un poco a nuestra visión los telescopios y satélites. En el lenguaje ordinario, la palabra cielo sólo significa sorpresa: ¡Santo cielo!, y en las canciones de amor, con frecuencia expresa romanticismos baratos: «Ese lunar que tienes, cielito lindo, junto a la boca, no se lo des a nadie, cielito lindo, que a mí me toca». Los creyentes cristianos hemos dado rienda suelta a la imaginación, a la fantasía, para hablar del cielo de Dios.

La fiesta de la Ascensión del Señor, que celebramos el domingo 16 de mayo del presente, nos brinda la oportunidad de pensar en esa palabra celestial que forma parte del Credo. El evangelio de la misa dice que Jesús «Se fue apartando de ellos (de sus discípulos) y elevándose al cielo». Con la palabra «apartar», el evangelista san Lucas quiere dar a entender que a partir de la resurrección, Jesús se «separó» de los suyos. Ya no estará presente físicamente, como antes, pero estará presente de modo invisible, a través del Espíritu Santo. El evangelista agrega enseguida un dato más: que Jesús se elevó, subió, al cielo. Así lo afirmamos en el Credo: «Subió a los cielos y está sentado a la derecha del Padre». ¿Qué es ese cielo? Puesto que los evangelistas dicen que Jesús subió, ¿esto significa que el cielo de nuestra fe cristiana se encuentra arriba? ¿Arriba de dónde?

El cielo de nuestra fe cristiana no es un lugar físico. Por consiguiente, no es el cielo de los astronautas, naves espaciales, telescopios y satélites. Tampoco se puede localizar más allá del universo material. Y como no es un lugar material no se puede buscar arriba ni abajo, ni a los lados. En sus años de estudiante en el Seminario, el Padre Gerardo contaba, al respecto, un chiste muy gracioso. Lo transcribo aquí con todo el respeto que nos merecen las cosas santas. En el cielo, Dios Padre sostenía una importante conversación con san Pedro, el portero celestial, pero un grupo numeroso de angelitos -de esos que solo tienen cabecita y vemos en las esculturas o pinturas de la Virgen o de Cristo- no paraban de jugar y de armar alboroto. Dios Padre los invitó al orden: «¡Niños, pónganse en paz, que estamos tratando un asunto importante!». Como los angelitos-cabecita continuaron armando bulla, Dios Padre, les ordenó con fuerte voz: «¡Niños, siéntense, por favor!». Y los angelitos-cabeza contestaron: «¿Y con qué nos sentamos?».

Leer el resto de la entrada »

, , , , ,

1 Comentario

Peleas matrimoniales eternas

disgusto.jpgCon el temor que le tenemos a la muerte y a lo desconocido, comento algo simpático. Un matrimonio que tenia 60 años de casados y más o menos 85 de edad, vivían bien y saludables a pesar de sus años, ya que «ella» se preocupaba porque comieran comida saludable e hicieran ejercicio.

Un día, sin embargo, esa vida tan sana no los pudo salvar. Salieron de vacaciones y su avión se accidentó mandándolos directamente al cielo. Llegan allá y San Pedro los recibe y los lleva a una mansión con todas las comodidades inimaginables, personal de servicio para todo, ama de llaves, mayordomo, mucamas, cocineras, etc.

Estaban anonadados viendo todo aquello, cuando San Pedro les dice: «Bienvenidos al cielo». Esta será su nueva casa de ahora hasta la eternidad. El viejito le pregunta que cuánto les costará todo eso. «Pues nada, le contesta San Pedro, recuerda que esto es su recompensa por haber vivido como Dios manda».

El viejito miró, entonces, por la ventana y ahí mismo vio un campo de golf de primera clase, mejor y tan bonito que cualquiera jamás hecho en la tierra. ¿Cuánto cuesta jugar? le preguntó nuevamente a San Pedro. Te recuerdo, estamos en el cielo insistió el Apóstol de las llaves- puedes jugar gratis todos los días las veces que quieras.

Leer el resto de la entrada »

, , ,

No hay Comentarios