Archivo etiqueta libertad

Primero Dios

obispos003.jpgEl pasado 7 de mayo se publicó una noticia sobre la condena que el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) en Costa Rica hizo a Mons. José Francisco Ulloa, Obispo de Cártago. Mons. Ulloa será obligado «a pagar las costas (Costas procesales, en Derecho procesal, son los gastos en que debe incurrir cada una de las partes involucradas en un juicio), daños y perjuicios causados». El motivo de la condena fueron unas palabras que pronunció en una misa celebrada en septiembre del año pasado, donde dijo: «estamos frente a una campaña política en donde debemos escoger muy bien a quienes nos van a gobernar. Candidatos que niegan a Dios y defienden principios que van contra la vida, contra el matrimonio, contra la familia ya los estamos conociendo. Por lo tanto, debemos ser coherentes con nuestra fe y en conciencia no podemos darles un voto». Según el Tribunal ya antes mencionado y unos integrantes del Movimiento por un Estado Laico, Mons. Ulloa violó el artículo 28 de la Constitución que dice: «no se podrá, sin embargo, hacer en forma alguna propaganda política por clérigos o seglares invocando motivos de religión o valiéndose, como medio, de creencias religiosas». ¡Bien hecho Mons. Ulloa!.

Si los Costarricenses no quieren seguir perdiendo tiempo en estos juicios tendrán que modificar su constitución, porque ni Mons. Ulloa ni ningún otro Obispo o sacerdote dejarán de invitar al los cristianos a ser coherentes con su fe y reflejar en su vida diaria los valores del Reino de los Cielos. En el libro de los Hechos de los Apóstoles hay un acontecimiento que ilumina muy bien esta condena: Pedro y los apóstoles habían sido encarcelados por predicar a Jesús, fueron liberados por un Ángel y regresaron al templo a seguir haciendo lo mismo; sin poder explicarse como es que salieron de la prisión los miembros del sanedrín los mandaron traer y les dijeron: «Les prohibimos severamente enseñar en nombre de ese (Jesús), y sin embargo ustedes han llenado Jerusalén con su doctrina y quieren hacer recaer sobre nosotros la sangre de ese hombre. Pedro y los apóstoles contestaron: –Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres». Constituciones van y constituciones vienen, y para un cristiano responsable es fundamental respetar dichos estatutos hasta donde estos no violen los derechos fundamentales ni impidan vivir coherentemente los contenidos de nuestra fe; cuando esas constituciones van más allá de esos derechos y contenidos, pues entonces los mandamos por un tubo como lo hizo Mons. Ulloa.

Leer el resto de la entrada »

, , , , , , , , ,

No hay Comentarios

Educación laica

nino0010.jpgOtro asunto que están «tratando» nuestros flamantes legisladores -diputados y senadores- es el relacionado con EL ESTADO LAICO. Este asunto les ha estado preocupando a todas las generaciones de políticos desde tiempos inmemoriales. Estos señores se están ocupando de estos asuntos desde el punto de vista político, ya que si aprueban este tipo de iniciativas y otras como las de despenalizar el aborto, el matrimonio entre homosexuales, etc., lo único que buscan es hacerse llegar votos para sus partidos, y estos votos se traducen en dinero del pueblo para las arcas de los mismos partidos políticos.

Los legisladores se deberían de ocupar de asuntos más importantes como las reformas educativa, energética, económica, etc. Leyes que benefician al país, a todos, y no a pequeños grupos. Creo que todos estamos de acuerdo en que en las escuelas no se debe educar en cierta religión, cualesquiera que ésta sea, pero sí en valores auténticos, con lo cual están de acuerdo las religiones bien fundamentadas. Últimamente los niños carecen mucho de este tipo de educación. Sólo por mencionar un ejemplo, el respeto brilla por su ausencia. Aunque se escuche raro, los niños y jóvenes no respetan ni a su madre. Entre los adultos hemos platicado que si les comentas tanto a los niños como a los jóvenes de algunas reglas de urbanidad, ellos no saben ni siquiera de lo que les estás hablando.

Leer el resto de la entrada »

, , , , ,

No hay Comentarios

Estafadores, necesitados y víctimas

intercambio.jpgCuando me encontraba en Roma, enviado por mi diócesis, un padre amigo mío me aconsejó que no confiara mucho en desconocidos que por la calle te detienen para pedirte algún tipo de información, «responde lo que te preguntan y di que tienes prisa…». En un primer momento se me hizo un poco raro que un sacerdote me hiciera esa recomendación, pero algunos meses después entendí la razón de su consejo. Una tarde que regresaba a casa, al cruzar una pequeña plaza un automóvil se detuvo a mi lado y una voz que salió por la ventanilla me preguntó cómo llegar a «X» calle (calle muy conocida en esa región). Como sabía la respuesta me acerqué a la ventanilla y en cuanto le estaba explicando muy sonriente me dijo; «¿Es usted mexicano?», y comenzó a decirme que el quería mucho a la Guadalupana, que tenía amigos en mi país, y yo realmente pensando que era una persona muy amable. Después de algunas cuantas palabras más, me dijo que el se dedicaba a la venta de ropa fina, de las marcas europeas más prestigiadas: dolce & gabbana, Chanel, Armani, gucci, etc., y que iba saliendo de una expo-venta muy importante, pero que le habían quedado dos o tres prendas. En ese momento estiró la mano al asiento trasero y tomó un gancho con una chamarra de piel envuelta en celofán me la mostró y me la entregó diciendo: «cómo México me cae muy bien se la regalo». En ese momento empecé a dudar, yo quise rechazar la oferta pero el insistía en que era un regalo. Continuó diciéndome una serie de características de los lugares que conocía de México y unos segundos después me cayó el veinte cuando me dijo muy tranquilamente: «¿no podrías ayudarme con 100 euros para gasolina, es que voy de regreso y no traigo mucho para el viaje?». Sin perder más tiempo, le puse la chamarra en el asiento, le dije que no traía dinero y me fui. En la comida de ese día les comenté esa experiencia a mis compañeros sacerdotes que se rieron y me explicaron que era una de las formas más típicas de estafa que se podía ver en esos lugares, en la cual caían muchos turistas, pero la risa se convirtió en carcajada cuando un sacerdote de la India nos comentó que a él le habían hecho la misma oferta el día anterior, pero como no le entendía mucho al señor del automóvil, tomó la chamarra y se fue, entre los gritos e insultos del estafador que no pudo sacarle dinero.  

Leer el resto de la entrada »

, , , , , , ,

No hay Comentarios

¿Libres?

ave001.jpgDesde que la humanidad existe sobre la faz de la tierra los problemas generacionales acompañan a los hombres. Los jóvenes, cuando son jóvenes, reniegan de los adultos y cuando, a su vez llegan a la edad adulta, les toca renegar de la siguiente generación de jóvenes.

Esto afecta por lo general a las sociedades, en algunos casos de manera negativa y en otros, positivamente. Por lo general, en todo lo que nos acontece tendemos a ver más lo negativo, ya que lo positivo nos beneficia y lo recibimos sin ningún problema.

Cada generación de jóvenes es diferente por el entorno en el que se vive, pero la búsqueda es la misma todas las generaciones juveniles. A los adultos actuales nos tocó vivir, de jóvenes, con libertades muy limitadas. Hoy, los jóvenes tienen más libertades, porque nosotros, los adultos, se las hemos dado, muchas veces con el pretexto de que no sufran por la falta de libertad que sufrimos nosotros. El único inconveniente es que los jóvenes no han sabido aprovechar para su bien este margen amplio de libertad y muchos se han inclinado hacia el libertinaje.

No es fácil, en el seno de la familia, el tratamiento de temas relacionados con los comportamientos y conductas de los jóvenes. Por la diversidad de opiniones y puntos de vista, a veces, estas conversaciones se convierten en batallas campales, y se crea un ambiente muy incómodo. No se llega a ninguna conclusión y mucho menos a un acuerdo.

Leer el resto de la entrada »

, , , , ,

No hay Comentarios

Obediencia

El ser más libre que ha existido en la tierra fue el hombre más obediente, Jesús de Nazaret, porque siendo de condición divina pasó por uno de tantos y se sometió a los hombres y sobre todo a la voluntad de Dios. Jesús, humillado, fue el último de los mortales y sufrió lo indecible en la cruz por amor.
Esta noción, al de la obediencia suprema de Jesús, es desconocida y olvidada en estos tiempos, cuando reina el individualismo y el materialismo y prosperan, como hiedra del mal, los odios y las venganzas y se olvida y desconoce que el mandato de Jesús fue el de que nos amáramos los un os a los otros, no que nos despedazáramos los unos a los otros.
Curiosamente en nuestro tiempo, en el que tanto se habla de libertad, es cuando más se cuestiona la virtud de la obediencia a la autoridad, pues por un falso concepto de autonomía personal nos e quiere depender de nadie. Se repite el pecado original narrado en la Biblia en el que la primera pareja humana es invitada a desobedecer los mandatos de su Creador. Si ya entonces se produjeron terribles efectos, hoy sigue sucediendo lo mismo: los padres se hacen casi esclavos de sus hijos, los profesores muchas veces temen las reacciones violentas o mal educadas de los alumnos y en las calles podemos percibir el deterioro en el que aparecen sumidos muchos jóvenes sin oficio ni beneficio.

Leer el resto de la entrada »

, , , , , , , ,

1 Comentario

¿También ustedes quieren dejarme?

Manipular, según el Diccionario de la Lengua Española, significa operar con las manos, es decir, «manejar». Esta palabra se aplica únicamente a las cosas. Sólo se manejan los objetos, Por eso, cuando se manipula a una persona o a un grupo humano se les trata como si fueran objetos, con el fin de dominarlos. Existe la manipulación comercial, psicológica, mental, política, religiosa, científica, familiar, escolar, etc. La manipulación humana es siempre un engaño. Por lo general, el manipulador ofrece la mentira detrás de un disfraz de verdad. Manipula quien vence por medio del engaño, la seducción o fascinación. Manipula quien vence o domina sin convencer. Los comerciales de automóviles que vemos en la tele presentan el flamante último modelo al lado de una chica guapísima y sensual para convencer a los televidentes de que quien compra un carro como ese, se convierte en un exitoso conquistador. Las envolturas de galletas o panecillos amplifican el tamaño y avivan los colores del producto, y ¡qué chasco se lleva el consumidor cuando al abrir el paquete se encuentra con unas píldoras de galleta! Con razón dice el refrán que no es el león como lo pintan.
Pero, no toda información, exposición de mensajes o enseñanzas son manipulación. Un comerciante no manipula cuando anuncia la mercancía tal como esta es, sin engaños. Un político no manipula cuando, con sinceridad y claridad expone sus intereses nobles y sus proyectos para el bien común. Un periodista no manipula cuando informa objetivamente. No se puede tachar de manipuladores a los padres de familia ni a los profesores que enseñan los valores auténticos a niños y jóvenes. Hay quienes piensan que hablar a los hijos y alumnos de valores humanos, morales y religiosos, es manipularlos. No tienen razón. Se manipula con la mentira y el mal, pero no con la verdad y el bien. Los verdaderos valores se imponen por sí mismos, sin necesidad de regaños, garrotazos o engaños.
Todo gobernante tirano, no democrático, es un manipulador. Sacrifica las libertades, prometiendo a cambio progresos sociales eficaces. Los tiranos manipulan, en primer lugar, por medio del lenguaje, de las palabras. Las palabras transmiten mensajes verdaderos, pero también falsos. Hay palabras que, para engañar, embelezan, cautivan. Inocente palomita, te dejaste engañar. Por ejemplo, para justificar la legalización del aborto, los medios de comunicación lanzaron al aire mensajes como éste: «La mujer puede disponer de su cuerpo como quiera…»
Cuando la gente piensa y reflexiona, se da cuenta del engaño y  de este modo acaba con la manipulación. En el mensaje anterior, hay dos palabras atractivas y cautivadoras, pero al mismo tiempo engañosas: «su (cuerpo)» y «disponer».  Ningún ser humano es dueño de su cuerpo porque no se lo ha dado a sí mismo, sino que lo ha recibido de sus padres y, en último término, de Alguien muy superior que llamamos Dios. O de la naturaleza, como afirman los no creyentes. Si yo me hubiera dado el cuerpo, tendría poder total sobre él. Yo podría ordenar a mi cuerpo que no se enfermara, que no envejeciera ni muriera. Ya se lo he ordenado muchas veces, pero no me obedece. Total, el cuerpo es mío sólo en cierto sentido. En realidad, he recibido mi cuerpo de otro, que es el verdadero dueño. Por tanto, mi cuerpo es un regalo que he recibido de Otro, y por razón, no puedo «disponer» de él a mi antojo. Además, en el caso del aborto, la mujer no está «disponiendo» del propio cuerpo, sino del cuerpo y de la persona de otro, que es su hijo.  La reflexión, la toma de conciencia, aniquila toda manipulación. Por lo mismo, a los tiranos no les conviene que la gente piense.
El pensamiento que debemos cultivar debe ser a fondo, crítico. Necesitamos reflexionar hasta llegar a la raíz, a la verdad. Porque también se suele utilizar el pensamiento para manipular. En la escuela, por ejemplo, se puede enseñar a los niños y jóvenes el siguiente pensamiento: «Si ustedes quieren ser personas libres y maduras, no deben dejarse manipular por nadie. Cada uno de ustedes debe actuar y decidir por ustedes mismos, sin dejar que influyan en su decisión y en sus acciones nada ni nadie desde afuera». Como en el caso de la propaganda, este pensamiento es atractivo y cautivador. Es cierto que cada persona debe decidir por sí misma. A nadie le gusta ser ni actuar como si fuera un títere. Sin embargo, ese pensamiento no contiene toda la verdad y si los niños y jóvenes, no lo critican ni reflexionan a fondo, aceptarán ciegamente la siguiente conclusión a la que llegara su maestro: «Entonces, si ustedes quieren ser personas verdaderamente libres y maduras, deben hacer a un lado todo aquello que pretenda influir en ustedes desde afuera: las orientaciones de sus papás, las normas morales, las enseñanzas de la religión, las reglas de urbanidad…» ¿Esto no es manipulación?
Se difunde la idea de que la religión cristiana manipula a las personas desde su interior y se ha desplegado, en países europeos y americanos, una gran campaña de desprestigio contra la Iglesia Católica, con el fin eliminar su influencia, supuestamente nociva, en la gente. Dicen que la Iglesia es un obstáculo inmenso para que hombres y mujeres ejerzan libremente su sexualidad; que la familia, formada por el padre, la madre y los hijos, es un modelo impuesto por la Iglesia a la sociedad; que este modelo debe ser superado por otras formas de unión, etc. Ante todo, la fe cristiana, debe partir de la elección consciente y libre de cada creyente. Cristo no obligó, ni obligará a ninguno (a) a seguirlo. El evangelio de la misa del domingo 23 de agosto de 2009, relata la reacción de los discípulos (no de los judíos) ante el discurso del Pan de Vida que Jesús pronunció en Cafarnaúm: «Desde entonces, muchos de sus discípulos se echaron para atrás y ya no querían andar con él. Entonces Jesús les dijo a los Doce: «También ustedes quieren dejarme? Simón Pedro le respondió: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna; y nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo de Dios» (Jn 6, 55. 60-69).
Muchos discípulos anota San Juan- se echaron para atrás y ya no lo siguieron. Jesús no los obligó a seguirlo, utilizando la manipulación. Le ha de haber dolido mucho esta deserción y abandono de los suyos, pero los dejó en libertad para hacerlo. Tenemos que aceptar los católicos que muchos hermanos nuestros han recibido la fe cristiana como se recibe una herencia, y algunos se quejan de que sus padres no les pidieron permiso para bautizarlos en esta fe. Otros católicos viven un cristianismo a medias, ambiguo. La gente dice que le prenden una veladora a Dios y otra al diablo. Otros más, ante el ambiente negativo y adverso contra Cristo y su Iglesia, tienen muchas dudas y por lo mismo, viven en la indecisión. No ignoramos, finalmente, a quienes actualmente se han echado para atrás y han abandonado la Iglesia, para entrar en otro grupo religioso o en la incredulidad.
Jesús es la verdad. Por eso, también es el camino y la vida. La verdad no se impone ni manipula. Simplemente se muestra. Verdadero cristiano es aquel que hace una elección personal por Cristo y su evangelio; que elige a Cristo, no por imposición, ni por engaño, ni siquiera por haber aprendido todo el Catecismo, sino porque lo ha experimentado en su vida. Porque ha experimentado que la fe en Cristo, lejos de amargarle o hacerle imposible la vida, le ayuda a vivir plenamente. «¿También ustedes quieren dejarme?» Esta pregunta de Jesús se dirige a los Doce, lo cual quiere decir que de dirige a la Iglesia de los tiempos. Se dirige a cada uno de nosotros, los católicos de hoy. Que nuestra respuesta sea la de Pedro: «Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna; y nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo de Dios».
P. Crispín Ojeda Márquez

titereManipular, según el Diccionario de la Lengua Española, significa operar con las manos, es decir, «manejar». Esta palabra se aplica únicamente a las cosas. Sólo se manejan los objetos, Por eso, cuando se manipula a una persona o a un grupo humano se les trata como si fueran objetos, con el fin de dominarlos. Existe la manipulación comercial, psicológica, mental, política, religiosa, científica, familiar, escolar, etc. La manipulación humana es siempre un engaño. Por lo general, el manipulador ofrece la mentira detrás de un disfraz de verdad. Manipula quien vence por medio del engaño, la seducción o fascinación. Manipula quien vence o domina sin convencer. Los comerciales de automóviles que vemos en la tele presentan el flamante último modelo al lado de una chica guapísima y sensual para convencer a los televidentes de que quien compra un carro como ese, se convierte en un exitoso conquistador. Las envolturas de galletas o panecillos amplifican el tamaño y avivan los colores del producto, y ¡qué chasco se lleva el consumidor cuando al abrir el paquete se encuentra con unas píldoras de galleta! Con razón dice el refrán que no es el león como lo pintan.

Pero, no toda información, exposición de mensajes o enseñanzas son manipulación. Un comerciante no manipula cuando anuncia la mercancía tal como esta es, sin engaños. Un político no manipula cuando, con sinceridad y claridad expone sus intereses nobles y sus proyectos para el bien común. Un periodista no manipula cuando informa objetivamente. No se puede tachar de manipuladores a los padres de familia ni a los profesores que enseñan los valores auténticos a niños y jóvenes. Hay quienes piensan que hablar a los hijos y alumnos de valores humanos, morales y religiosos, es manipularlos. No tienen razón. Se manipula con la mentira y el mal, pero no con la verdad y el bien. Los verdaderos valores se imponen por sí mismos, sin necesidad de regaños, garrotazos o engaños. Leer el resto de la entrada »

, , , , , , , , ,

No hay Comentarios