Archivo etiqueta sexualidad

Va de nuez…

funcionari.jpgA propósito de la propuesta de ley que cierto partido amarillo va a re-proponer (ya le fue rechazada anteriormente) en nuestro estado de Colima, quiero compartir con Ustedes esta nota. Hace unos meses, en la península ibérica (España) se desató una serie de discusiones y debates por la Ley de Salud Sexual y Reproductiva que se aprobó el 24 de febrero del presente. Dicha ley no es otra cosa que promoción de la practica de sexo desenfrenado e irresponsable y la posibilidad de abortar sin ningún problema. Todos los medios hicieron lo suyo para cubrir y en ocasiones apoyar una u otro resolución. Me llamó la atención una encuesta que realizó el periódico el Pais en su edición de Internet a raíz de que la ley contempla la enseñanza de las prácticas del aborto en las escuelas de medicina y enfermería. La pregunta era: «¿Deberían poder objetarse los estudios para practicar abortos?» Actualmente la encuesta ya está cerrada y solamente votaron 4101 personas teniendo un resultado del 78% por el «si» y el 21% por el «no». En palabras más sencillas fue aplastante la decisión de rechazo a esa idea idiota de dar clases de como matar niños en el vientre de la madre.

La respuesta de muchos de los estudiantes fue muy ejemplar. En la CEU (Universidad de San Pablo) la encargada de la facultad de Medicina, Inma Castillo de Cortázar declaró a uno de los medios lo siguiente: «por supuesto que bajo ningún concepto vamos a enseñar a abortar a nadie, entre otras razones porque los propios alumnos ya nos han transmitido que no tienen ningún interés en aprender a trocear seres humanos», «el aborto es un atentado a la verdadera medicina y a su vocación de ayudar al más débil, al desnutrido, al indefenso, al desahuciado. Incluir el aborto en los estudios médicos sería prostituir la Medicina». Junto a esa Universidad, también la de Navarra se negó a enseñar esa materia, cuya declaración se oponía a «solucionar la tragedia de un embarazo indeseado con la tragedia superior del aborto». Otras organizaciones Pro-Vida se unieron a muchos de esos estudiantes para realizar manifestaciones en contra de la enseñanza universitaria del aborto.

Leer el resto de la entrada »

, , , , , , ,

No hay Comentarios

La soledad

joven0035.jpgHoy, el problema de la soledad en hombres y mujeres está creciendo alarmantemente. Causa principal: el individualismo egoísta y el materialismo. Consecuencias: el ser una sola carne, la comunión y el diálogo se han roto. Porque ahora cada quien debe rascarse con sus uñas. Cada quien debe buscar en la vida sus propios apoyos, aquello de dónde agarrarse.

Ese no necesitar del otro, se manifiesta en el aumento del número de solteros que tenemos. Y es que también ha cambiado el concepto, la idea de la soltería. Hoy, un soltero de 40 años ya no es como antes, un «sospechoso de herejía», de inclinaciones inmorales sospechosas. En parte, porque la moral actual ya no reprueba tanto esas inclinaciones, y en parte, porque, como consecuencia, porque la gente ya no sospecha de los solteros; al contrario, los ve con admiración. Nuestros jóvenes tienden a permanecer más tiempo como solteros, para prolongar una etapa de amores sin compromisos, sin frenos.

Pero la juventud está sufriendo una soledad más terrible que la gente madura en edad. Y por lo visto, las mujeres se están organizando mejor en la soledad que los varones y están comprobando bastarse a sí mismas. Hoy, una mujer puede concebir y criar sola a un hijo. De ahí el gran número (en aumento) de mujeres solteras. A pesar de los avances de la ciencia, los hombres todavía no pueden lograr esto (más que en las películas) y esto los hace depender más de las mujeres.

Nuestros niños actuales están viviendo ya desde su tierna edad- la terrible soledad que hace sufrir a los adultos. Ellos pasan una gran cantidad de horas ante la t.v. o Internet. Cuando llegan de la escuela, sus papás no están. Y cuando llegan sus papás se ponen a ver la tv y por tanto, hablan poco con sus hijos. LOS NIÑOS ESTÁN SOLOS. PROBLEMA TREMENDO.

Leer el resto de la entrada »

, , , , , , , ,

No hay Comentarios

Eso no es matrimonio

0013.jpgVER
Como reacción en cadena, se están realizando uniones entre personas del mismo sexo en Buenos Aires, en Nueva York y en la capital de nuestro país, presumiendo de estar en la avanzada por la que debería transitar la humanidad. Se les quiere calificar como legítimos matrimonios, para que no se sientan discriminados… Marcelo Ebrard, Jefe de Gobierno del Distrito Federal, defendiéndose de los ataques que algunos de nuestra Iglesia le han hecho, dijo: «Los argumentos que se usan en pleno siglo XXI, es una buena muestra de la persistencia de argumentos que provienen de la baja edad media, o sea de antes de 1400, más o menos».

Se equivoca Marcelo Ebrard. Los argumentos en que nos basamos no provienen de la baja edad media, sino del principio de la humanidad. Revisen todas las culturas desde sus orígenes, y verán que el matrimonio siempre ha sido entre un hombre y una mujer. Si fuera normal lo que han autorizado y exaltado, se daría también en las comunidades indígenas, y no sucede así. Cuando estas cosas pasaron en algunos imperios, éstos se derrumbaron.

JUZGAR
Recordemos algunos fundamentos de nuestra fe sobre el matrimonio, para dar seguridad a los creyentes y que no se dejen bambolear por las modas. Comprendo que para quien no acepta nuestra fe, es un ignorante religioso, o está contaminado por «guías ciegos», esto le resulte como de la baja edad media. Es de más atrás.

En el principio de la humanidad, Dios creó sólo dos sexos, hombre y mujer, distintos y complementarios entre sí (cf Gén 1,27). En base a ellos estableció el matrimonio (cf Gén 1,28). Y se dice claramente: «Dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne» (Gén 2,24). Se habla de padre y madre, de hombre y mujer. Jesús ratifica esta institución natural y secular, acorde con el plan original de Dios para la humanidad (cf Mt 19,4-6).

La Palabra de Dios, que norma criterios y comportamientos de los verdaderos creyentes, afirma: «Se ofuscaron en vanos razonamientos y su insensato corazón se entenebreció: jactándose de sabios se volvieron estúpidos… Sus mujeres invirtieron las relaciones naturales por otras contra la naturaleza; igualmente los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se abrasaron en deseos los unos por los otros, cometiendo la infamia de hombre con hombre, recibiendo en sí mismos el pago merecido de su extravío» (Rom 1,21-22.26-27). ¡No puede estar más claro!

Leer el resto de la entrada »

, , , , , , ,

No hay Comentarios

La píldora

pildora.jpgNo sólo en nuestro país, sino en el resto del mundo desarrollado, se ha desatado una polémica que llama la atención porque tienen que ver con la salud humana: el uso de la píldora del día después, que es esencialmente abortiva según estudios científicos y que es usada ampliamente por adolescentes que no están enterados de las consecuencias que conlleva su uso. Ellos, simplemente, la toman y están felices de que ello evite, al menos en el papel, el embarazo no deseado. Pero, ¿qué hay con lo de su efectividad? ¿Tiene su uso implicaciones morales o riesgos para la vida?

Los laboratorios, que están en su negocio de vender, saben que tienen un mercado inmenso en sus manos, como todo negocio que tenga que ver con el sexo. Aquellos difunden que la píldora del día después impide la concepción de un nuevo ser y no advierten de los efectos secundarios que produce su ingesta.

Estudios científicos, decía, han comprobado que este medicamento es abortivo y que en consecuencia atenta contra la vida. El asunto es sencillo: si la píldora se toma a partir de las 12 horas de efectuado el acto sexual hace que no se de la fecundación, pero si se toma a partir de las 24 horas el óvulo ya está fecundado y por lo tanto ya hay un cigoto en el útero: en este caso, la píldora impide la fijación del óvulo en la pared del útero materno. «Si la píldora se consume pasadas las 72 horas del acto sexual, se crean unas condiciones inhóspitas para que no se implante en el endometrio y acabe siendo expulsado en la menstruación».

Leer el resto de la entrada »

, , , , ,

No hay Comentarios

Educación sexual 3

En cuestión de cine hay una frase popular que dice que «nunca segundas partes fueron buenas» y yo me estoy atreviendo a publicar una tercera parte del mismo tema en el número de esta semana. Por otro lado el tema de la sexualidad da para mucho más que sólo dos o tres artículos, ciertamente no pretendo abarcar todo sino sólo invitar a una reflexión que pueda ayudar a ser más responsables y que nos acerque más a la valoración correcta del ser humano en este campo.

La educación sexual implica al ser humano en su totalidad, por eso como ya hemos observado, es triste que la misma se reduzca sólo a información sobre los aparatos reproductivos y los métodos anticonceptivos vigentes. Pero ya que se ha dado ese enfoque en la educación, quiero terminar esta serie de artículos con un escrito que se publicó hace ya más de 10 años en un miniboletín llamado Micro Onda Juvenil (actualmente desaparecido). Dicho boletín contenía un sólo artículo y un chiste, dada su pequeñez. Aunque nunca se ponía el autor del escrito hoy puedo decir que en su totalidad, esos artículos fueron fruto de la pluma del P. Crispín Ojeda.

Leer el resto de la entrada »

, , , , , ,

No hay Comentarios

Educación Sexual 2

La semana pasada escribí un correo al P. Enrique Monasterio para pedirle permiso de publicar su cuento «El día después» en nuestro boletín semanal. Agradezco hoy, de manera pública, su respuesta inmediata y amable, así como el permiso para publicarlo. Dicho cuento me deja pensando mucho en la educación sexual que le estamos dando a nuestros niños, adolescentes y jóvenes. Pareciera que el tema nos brinca en las manos y lo tratamos como el patito feo de la educación. Ante este panorama es importante plantearnos algunas preguntas: ¿A quién le toca la educación sexual?, ¿Cuál es la edad más oportuna?, ¿Qué se tiene como base y motivación para llevarla a cabo?.

Ver a los distintos grupos sociales tratando el tema y analizar sus preocupaciones, nos da ya cierta idea de como entienden y cual es su concepción del ser humano. Algunos hablan de educación sexual porque hay muchos embarazos no deseados y madres solteras a muy temprana edad, otros la llaman Salud Sexual por la gravedad de las enfermedades venéreas y el VIH (SIDA), otros equiparan educación sexual con información para el uso de los preservativos y hay quienes lo tratan desde la problemática del aborto, pero no en el sentido de la defensa de la vida, sino más bien por los riesgos que esta práctica conlleva para las adolescentes o jóvenes que se someten a dicho procedimiento.

Leer el resto de la entrada »

, , , , ,

No hay Comentarios

Educación Sexual 1

Hace ya algunos meses, me encontré con un cuento de un sacerdote español publicado en Internet. Enrique Monasterio es el nombre de autor de ésta historia, «El día después» que me vi tentado a sintetizar (por cuestión de espacio), pero no pude, porque sería un crimen. Por eso se los comparto completo:

«Catalina está un poco embarazada, casi nada en realidad. Su embarazo es tan pequeñito que casi no es embarazo. En un embarazo a lápiz, en papel borrador, que se va como ha venido. Además tampoco lo sabe seguro, porque la cosa fue ayer mismo. Catalina tiene 15 años y va a la farmacia con frecuencia. Antes compraba regaliz y clerasil para los granos. Hoy comprará un antiácido, que no necesita receta, porque la lógica ansiedad del evento le ha generado un poquito de hiperclorhidria, y pedirá también un antibiótico para el flemón. El flemón es casi tan pequeño como su embarazo, pero para ése sí que lleva una receta que le dio el dentista.

Luego pedirá la píldora «porsiacaso»  así la llama su amiga Loli , que vale 20 euros (Loli no, la píldora). Loli vale mucho más, porque su padre tiene pasta por un tubo y ha comprado varias píldoras (su padre no, Loli) para no tener que ir a la farmacia después de estar con Manolo. Catalina supone que «porsiacaso» no es el nombre auténtico del medicamento, pero Nieves, que es una farmacéutica superguay, se lo aclarará.

Leer el resto de la entrada »

, , , , ,

No hay Comentarios

Gente globalizada

Ahora todo es causa y efecto de la globalización, entendiendo que es la interpretación de los eventos que actualmente tienen lugar en los campos del desarrollo, la economía mundial, los escenarios sociales y las influencias culturales y políticas.
Pero al parecer no somos lo suficientemente analíticos ni tenemos el poder de discernir para escoger lo mejor para nosotros ya que tenemos los primeros lugares en el estado de Colima en lo referente a divorcios, mr. gay, etc.
Gracias a esas influencias culturales ya los jóvenes «no quieren casarse», no quieren adquirir compromisos ni responsabilidades. Pues claro que no quieren: ya lo tienen todo y en bandeja de plata, ya hasta en el diccionario se describe el compromiso como; 1) Obligación contraída por medio de un acuerdo, una promesa o un contrato. 2) Documento en que esta obligación se firma. 3) Dificultad, apuro, situación incomoda o embarazosa. 4) Acto en el que los novios se prometen en matrimonio.
Al parecer, algunos jóvenes y otros no tan jóvenes leyeron la definición y se asustaron porque se quedaron con la impresión de que todo era dificultad, apuro… y esa debe de ser la razón por la que no quieren tener ningún compromiso, y mucho menos casarse.
Comentando con una persona que sabe algo de antropología, nos decía que estas generaciones -tanto de adultos como de viejos- tenemos la tendencia a retrasar tanto nuestra realidad personal actual, que ni los jóvenes quieren madurar para ser adultos «responsables», ni los adultos quieren aceptar que ya son viejos.
Y todo esto no es otra cosa que una consecuencia de la famosa globalización. Los medios de comunicación se encargan de informarnos las tendencias del comportamiento humano de otros Continentes que tienen otra historia, otra educación y otros valores, que no siempre van de acuerdo con nuestra idiosincrasia.
Ahora todo es Light. En Internet circulan frases como: «no hay remedio para nacer o morir, lo único que nos queda es disfrutar el intervalo». O bien: «la vida no será la fiesta que todos deseamos, pero mientras estemos aquí, debemos bailar y disfrutar».
Estoy de acuerdo que tenemos que  bailar y disfrutar, pero con responsabilidad y sobre todo, cumplir con nuestros compromisos que vamos adquiriendo de acuerdo a nuestra edad, pero la edad verdadera, no a la que quisiéramos tener para evadir todo lo que implica un  compromiso.
Sergio Solís V.

globoAhora todo es causa y efecto de la globalización, entendiendo que es la interpretación de los eventos que actualmente tienen lugar en los campos del desarrollo, la economía mundial, los escenarios sociales y las influencias culturales y políticas.

Pero al parecer no somos lo suficientemente analíticos ni tenemos el poder de discernir para escoger lo mejor para nosotros ya que tenemos los primeros lugares en el estado de Colima en lo referente a divorcios, mr. gay, etc.

Gracias a esas influencias culturales ya los jóvenes «no quieren casarse», no quieren adquirir compromisos ni responsabilidades. Pues claro que no quieren: ya lo tienen todo y en bandeja de plata, ya hasta en el diccionario se describe el compromiso como; 1) Obligación contraída por medio de un acuerdo, una promesa o un contrato. 2) Documento en que esta obligación se firma. 3) Dificultad, apuro, situación incomoda o embarazosa. 4) Acto en el que los novios se prometen en matrimonio. Leer el resto de la entrada »

, , , , ,

No hay Comentarios

Ni normal ni benigna

bebeHace ya algunos días me toco ver en la calle un pequeño cartel de colores que decía: «La homosexualidad no es una enfermedad, la homofobia si». Dicho cartel invitaba a la no discriminación de los que tienen preferencias por el mismo sexo. En parte el cartel tiene razón, la homofobia no es aceptada y debemos evitar que se discrimine a las personas, pero definir o no la homosexualidad como una enfermedad es algo que no se puede tomar a la ligera, se trata de un asunto muy complejo.

El documento del vaticano sobre la homosexualidad y admisión a seminarios ya las ordenes sagradas dice muy claramente: «Tales personas (con tendencias homosexuales) deben ser acogidas con respeto y delicadeza; respecto a ellas se evitará cualquier estigma que indique una injusta discriminación». Queda claro entonces, y esto siempre lo sostendrá la Iglesia, que ante todo nos encontramos ante personas, hijos de Dios que merecen todo nuestro respeto, con los mismos derechos que goza cualquier ser humano. Pero ciertamente hay algo que no cuaja. Se han agrupado distinguiéndose ellos mismos. Además del respeto y la no discriminación ahora exigen que sus tendencias sean aceptadas como normales, como algo natural y querido por Dios. Exigen tener los mismos derechos legales que una familia cuando la misma naturaleza no les permite ser eso que pretenden al 100%. No intentaré hacer un análisis exhaustivo de este fenómeno, ni de rebatir sus peticiones o exponer en su totalidad lo que se ha estudiado acerca de este tema. Bastaría sólo con entrevistar a personas que han tenido relación con los efectos de estas tendencias. Leer el resto de la entrada »

, , , , ,

No hay Comentarios